Los trabajadores en México tienen la opción de conseguir una jubilación anticipada, es decir, antes de los 60 años. Para ello deben cumplir con una serie de requisitos.

Retirarse antes de los 60 años para viajar, vivir nuevas experiencias o disfrutar de los frutos del trabajo, es el sueño de muchos, pero ¿Qué tan posible es acceder a una jubilación anticipada?

Actualmente, para acceder a la jubilación anticipada voluntaria es necesario acreditar una carrera mínima de cotización de 35 años.

Vale la pena señalar que, cuanto antes se jubile un trabajador menor será la pensión que reciba. Así, por cada año que adelante de retiro voluntario, la pensión sufrirá una disminución que dependerá del número de años cotizados.

En caso de cumplir con los requisitos, el pensionado podrá acceder a los excedente de los recursos acumulados en su cuenta individual en una o varias exhibiciones.

La pensión de retiro se otorga al asegurado antes de cumplir las edades establecidas, siempre y cuando la pensión que se le calcule en el sistema de renta vitalicia sea superior en más del 30% de la pensión garantizada, y una vez cubierta la prima del seguro de sobrevivencia para sus beneficiarios. Esta pensión será pagada por la aseguradora que el asegurado elija.

De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) el asegurado tiene la opción de pensionarse antes de cumplir los 60 años, siempre y cuando cuente con los recursos suficientes en su cuenta individual para contratar una renta vitalicia con una aseguradora y que el monto de la pensión calculada sea mayor en un 30% a la que el gobierno garantiza (Pensión Mínima Garantizada) y en caso de contar con beneficiarios, cubra el seguro de sobrevivencia de los mismos.

Además, el derecho al goce de la pensión de Retiro Anticipado se da al cumplir los siguientes requisitos:

  • Haber causado baja en el Régimen Obligatorio de la Ley del Seguro Social
  • Tener registradas ante el IMSS, como mínimo, 1,250 semanas de cotización.