LAS SENTENCIAS

Antes y durante todo proceso judicial, las partes que se ven involucradas en el mismo, se encuentran ávidas de conocer como dictará sentencia la autoridad jurisdiccional, inclusive el o la ciudadana común; inmerso en cualquier procedimiento, cree saber el sentido de la misma, por lo que, es tarea de la o el abogado postulante informar responsablemente a su representado que todo dependerá de cumplir con lo establecido en el marco legal vigente.

El Diccionario de la Lengua Española define el término sentencia como: Dictamen o parecer que alguien tiene o sostiene; dicho grave y sucinto que encierra doctrina o moralidad, declaración del juicio y resolución del Juez; decisión de cualquier controversia o disputa extrajudicial que da la persona a quien se ha hecho árbitro de ella para que la juzgue o componga; secuencia de expresiones que especifica una o varias operaciones; oración gramatical.

Por su parte el Diccionario Jurídico Mexicano señala: Del latín, sententia, se entiende, máxima, pensamiento corto, decisión. Es la resolución que pronuncia un juez o tribunal para resolver el fondo de un litigio, conflicto o controversia, lo que significa la terminación normal del proceso.

Al término litis, se le conoce también como la controversia suscitada entre las partes, misma que se pone a consideración de la autoridad competente; la cual, a partir de los elementos que se le aporten, analiza, valora y con base en ello optará por la decisión más adecuada fundamentada en la normatividad aplicable.

Doctrinariamente en la emisión de toda sentencia se aplica el método deductivo, es decir, de lo general a lo particular, y para efectos de procedimientos jurisdiccionales, técnicamente es la aplicación de una norma al caso en concreto, lo que no necesariamente conlleva satisfacción para alguna de las partes.

La sentencia en la mayoría de los casos, constituye para el juzgador la culminación de la Litis que conoció, suscitada entre particulares, o entre el Estado y ciudadanos, y con la emisión de la misma, da cumplimiento a una obligación constitucional establecida para los Organismos Jurisdiccionales competentes.

 

Por lo tanto, para el Juzgador y su equipo de trabajo, la sentencia representa el término de todo proceso jurisdiccional, la cual debe emitirse con una fundamentación adecuada y argumentos sólidos, conjugando en ella experiencia, conocimiento, capacidad académica y profesional, basada en los principios de autonomía, certeza, imparcialidad, objetividad, legalidad y probidad.

 

  1. en D. Raúl Flores Bernal

Catedrático Universitario

Especialista en Derecho Electoral y DDHH.