Este jueves, vecinos del municipio de San Mateo Atenco realizaron la representación de la Guerra de Independencia de México.

Vestidos con pantalones y camisolas de manta, huaraches y su característico sombrero de paja, es como acudieron disfrazados los Atequenses que participaron en esta representación de aquel hecho histórico de 1810.

Pero también se pusieron sus atuendos quienes en estos actos representan a las fuerzas españolas y para eso utilizaron uniformes o ropa de color azul.

En esta escenificación de la guerra insurgente, ambos bandos lanzan pirotecnia, de forma específica los llamados “buscapies” o “chifladores”; la única regla que existe es que estos artefactos que representan los disparos de sus rifles o de los cañones, se tengan que lanzar a ras de suelo para evitar lesiones graves, pues al final el riesgo de una quemadura de la ropa o de la propia piel, está latente.

El contingente compuesto de los dos bandos se junta en el barrio de Santa María, que es precisamente ahí donde inicia la representación y en donde inician los primeros enfrentamientos; posteriormente recorren las calles del municipio al son de los tambores hasta llegar al centro de la cabecera municipal, en donde se dará la verdadera batalla entres los mexicanos y los europeos.

Al final, las banderas de México son las que terminan ondeándose tras el triunfo de los insurgentes como ocurrió en aquel 27 de septiembre 1821 con la entrada del ejército trigarante a la Ciudad de México.