El 14 de septiembre de 2001 el público japonés le dio la bienvenida a la nueva consola de Nintendo, el GameCube. A pesar de que nunca pudo superar en ventas a su rivales la Xbox clásica y el Playstation 2, aún hoy en día es recordada con gran cariño por una gran parte de la comunidad de gamers alrededor del mundo.

Con 21.74 millones de unidades vendidas, el “cubo” (como es conocido popularmente) nunca pudo hacerle competencia directa a Sony y Microsoft con sus consolas, esto motivado en gran parte a que el hardware funcionaba con discos especiales llamados GameCube Optical Disc, mismos que a diferencia de la competencia, tenían un tamaño y un espacio de almacenamiento menor, además, la consola no contaba con un lector de DVD, a diferencia de  PS2 y XBOX que sí contaban con uno.

Contrario a la creencia popular, el GameCube era más potente gráficamente que un Playstation 2, lo que le permitió ofrecer un catálogo amplio de juegos exclusivos y third party, cabe destacar que el cubo debutó en el mercado acompañado de 3 juegos, Super Monkey Ball, Wave Race: Blue Storm y el mítico Luigi’s Mansion, el juego más vendido de la consola fue Super Smash Bros Melee con 7.41 millones de copias vendidas.

Una de las características más importantes del cubo sin lugar a dudas fue su control, por su ergonomía y comodidad se ha posicionado hasta la fecha como uno de los mejores controles de la historia, es tanta  la devoción al control que la misma Nintendo continúa produciéndolos para su actual consola, el Nintendo Switch.

Dentro de su biblioteca de juegos, no son pocos los juegos memorables y cuya calidad demuestra el empeño que los desarrolladores ponían a la hora de programar en la consola  de Nintendo, entre una enorme lista destacan los siguientes como los mejores juegos del cubo:

  • Super Mario Sunshine
  • The Legend of Zelda The Wind Waker
  • F-Zero GX
  • Mario Kart: Double Dash!!
  • Super Smash Bros. Melee
  • Resident Evil 4
  • Pikmin
  • Metroid Prime