El segundo hijo de la reina Isabel II y duque de York, Andrés, recibió una copia de la demanda presentada en su contra por Victoria Giuffre ante un Tribunal de Distrito de E.U en Manhattan (Nueva York).

Según por la declaración jurada del mensajero, César Sepúlveda, los papeles los entregó en sobre cerrado a un oficial de Policía que custodiaba la residencia del aristócrata, la Royal Lodge, en Windsor. A la pregunta de si podía entregarlos personalmente al acusado, le contestaron que eso no era posible, ni tampoco saber dónde estaba.

Sepúlveda un día antes había sido ya rechazado en su intento de notificar al príncipe.

“El personal de seguridad había sido instruido para no permitir que nadie acceda a la propiedad para cumplir con el proceso judicial”, detalló.

En la denuncia presentada el 10 de agosto, Giuffre afirma que el duque de York la agredió sexualmente y la maltrató en varias ocasiones hace unas dos décadas, cuando era ella menor de 18 años.

Caso estrechamente vinculado con el del pedófilo multimillonario estadounidense Jeffrey Epstein, quien se suicidó en una cárcel de Manhattan el 10 de agosto de 2019. Giuffre declaró que había sido esclava sexual del magnate y que este la llevó a Londres para que conociera al príncipe Andrés.

Alega que el aristócrata la obligó a mantener relaciones sexuales no deseadas en la casa londinense de Ghislaine Maxwell, expareja y supuesta proxeneta de Epstein. También asegura que el príncipe abusó de ella en la mansión de Epstein en Manhattan, así como en una isla privada que el empresario poseía en las Islas Vírgenes (E.U).

En la demanda de Giuffre comenta que temía la muerte, lesiones físicas y otras repercusiones en caso de “desobedecer” a ese trío, debido a sus “poderosas conexiones, riqueza y autoridad”.