Un grupo de Trabajadores de Gas Bienestar llevan a cabo una manifestación en las instalaciones de Añil y Chicle, colonia Granjas México, Iztacalco, denunciando que sus contratos no son los acordados.

Y que, se les prometió que una vez concluido el curso de capacitación, su sueldo aumentaría; sin embargo, en los contratos que recibieron ayer (por renovación), el incremento no se vio reflejado.

Según fuentes el contrato inicial de los ayudantes contemplaba un salario de mil 050 pesos semanales, el cual incrementaría a mil 500 pesos más comisiones tras el mencionado curso -que ya terminó-; mientras que a los choferes se les prometió un sueldo de mil 900 pesos a la semana, pero esto no ocurrió.

Cabe mencionar que los manifestante están impidiendo la entrada y salida de los camiones repartidores de combustible.

Sin embargo se tiene apertura a un dialogo entre los representantes de Pemex y de Gas Bienestar, para llegar a un acuerdo.