Los problemas de consumo de agua embotellada no son solo un problema ambiental sino también de salud.

México es el país con mayor consumo de agua embotellada per cápita, donde la motivación del 72.2% de los hogares que optan por botellas y garrafones es por salud, irónicamente el plástico de las botellas y garrafones poseen un químico llamado Bisfenol A (BPA) el cual en contacto con el calor contaminan el agua.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) los efectos adversos del BPA están relacionados al cáncer de próstata y de mama, obesidad, diabetes, aceleración de envejecimiento, enfermedades cardiovasculares, deterioro en sistema inmunológico, así como pubertad temprana, cambios de humor e hiperactividad en el caso de los niños. El estudio de la OMS puede consultarse en este sitio: https://maim.mx/

Maim es el claro ejemplo de una empresa mexicana que ha logrado reducir el consumo de agua embotellada en México y Latinoamérica y es que fue la primer empresa que trajo purificadores y filtros de agua con opción alcalina en un esquema de renta a México y hoy sigue siendo la única empresa con el inventario privado más importante de laboratorio de pruebas de calidad de agua. “Tenemos que ser congruentes si lo que queremos es proteger la salud de las personas, necesitábamos conocer la calidad del agua de las zonas donde instalamos e integrar las mejores tecnologías de purificación del mundo”, señaló Simón Dabbah de 22 años y Director de Innovación de Maim.