Sopa de letras – Senadora Olga Maria del Carmen Sánchez Cordero Dávila

Recordando a la primera mujer en la historia de México que ocupara el cargo más importante del gobierno federal después de la Presidencia de la República, analizaremos la última firma publicada de la ahora Senadora Olga Maria del Carmen Sánchez Cordero Dávila.

Veamos por el lado laboral es una mujer de carácter mesurado, más que inteligente, obsesiva en sus aspiraciones, de diálogo cordial, excesivamente diplomática, con una gran agilidad mental; como somos todas las mujeres, vanidosa; en cierto momento se torna ingenua, aunque algunas veces decae su ánimo y le falta objetividad, eventualmente tiene pérdida de dominio sobre sí misma, mostrándose extrovertida y sarcástica la mayoría del tiempo.

Es líder, sabe trabajar muy bien en equipo sumamente exigente, impecable y determinada en sus decisiones, como buena narcisista le encanta que la halaguen es por ello que trabaja con personas muy allegadas a ella y que la conocen bien, algunas veces tan impulsiva que puede llegar a la prepotencia hasta ser hiriente, no obstante tener un gran autodominio y ser prudente.

Sin embargo, sabe seguir pautas y normas y se apega a los lineamientos de sus superiores.

Gusta de la cercanía con las personas, aunque a veces se torna un poco selectiva, se relaciona con cautela, abierta a escuchar opiniones, estricta, exigente, apta para ser conciliadora.

Debido a la sinuosidad de su firma es de espíritu flexible, adaptable y maleable como mencioné anteriormente solo es así en la manera que la conducen sus superiores.

Sus trazos angulosos nos indican voluntad, tenacidad, energía, rectitud y un alto sentido de la disciplina, aunque en sentido negativo denota obstinación, este tipo de trazos regularmente los tienen personas con un alto grado de capacidad de mando.

Su firma es hiperligada es decir, los trazos ligados entre sí, puede ser una persona absolutista, de pensamiento muy dinámico, constante y cerrada a los argumentos de los demás siempre y cuando sean inferiores a ella hablando de temas laborales y afirmando lo mencionado anteriormente impulsiva y arrebatada.

Analizando la presión de la firma se ve que es una persona nerviosa, con intensa actividad y dedicada afanosamente a las tareas encomendadas y algunas veces se deja llevar por sus instintos y por las instrucciones de sus superiores de ahí que solo haya pasado por Gobernación sin ganar ninguna batalla en absoluto.

Los trazos de su firma en el momento de realizarla van aumentando de energía conforme la va escribiendo esto es, una gran actividad sostenida y desanimada.

Su firma es constante por lo tanto indica madurez y equilibrio psicológico, sin embargo, el reconocimiento a la Ley en este caso nunca fue reconocido o podríamos llamarle nunca fue ejecutado por ella?

Para poder trabajar arduamente se da sus tiempos durante el día para descansar y continuar en sus labores, no es de trabajo continuo.

En lo que respecta a los números en su firma se aprecia el número 1, es decir es muy precavida en sus finanzas, ahorrativa y con alta capacidad para negociar y terminar con éxito.

En su entorno personal en su caligrafía se ve receptividad, es muy sensible y dulce, como lo mencione anteriormente algunas veces ingenua, altruista, tiene una buena capacidad de aceptación a las circunstancias y un gran amor por la vida, no obstante, la firma se encuentra junto al margen izquierdo que es vinculación al pasado, es decir que en lo familiar no se han cerrado círculos.

No obstante la personalidad de la Senadora Cordero y aplicando una gran frase de Alejandro Dumas, “la grafología es una ciencia eminentemente política, ya que no necesita al individuo mismo para conocerlo” y muy a pesar de ser una gran líder y toda una experta en derecho constitucional, pudo más su “lealtad” si así se le puede llamar la sumisión a su jefe, hasta llegar a olvidar sus principios y parece ser que también las leyes, no obstante su cambio al Senado insiste en servir solo a una persona olvidando que en cualquier cargo del gobierno federal no es así, confirmando lo antes mencionado con sus declaraciones en las que “continuará con la construcción del proyecto del Presidente” y que “cuentan conmigo para todo, cuentan conmigo desde el asunto más pequeño hasta el más grande para sacarlo adelante”, tristemente insiste y confirma nuevamente su sumisión hacía su mesías, sería maravilloso que no olvidara que es empleada del Ejecutivo y no de sus representados y ahí aplica que ella se perdió en sus palabras pero más en sus hechos concluyendo, solo se cambió de lugar el florero…