La crisis humanitaria en Afganistán se ha vuelto cada vez más insostenible, ante la desesperación de los afganos, un gran número de naciones se han sumado en un esfuerzo en conjunto para apoyar dando refugio a quienes lo necesiten.

Así mismo, tras un día de caos y violencia en los límites del aeropuerto internacional de Kabul, El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, indicó que esperan terminar con las evacuaciones a más tardar el el 31 de agosto y aseguró que “no hay manera de evacuar tanta gente sin dolor y perdida”, poco después que se conociera que siete personas murieron ayer intentado escapar del régimen taliban.

Por otra parte, durante una conferencia de prensa, el mandatario norteamericano, aseguró que los evacuados por Estados Unidos ya alcanzan los 33.000, 28.000 de ellos desde el 14 de agosto cuando la toma talibán de la capital afgana era ya una realidad inevitable. Solo este fin de semana, abandonaron el país en aviones norteamericanos 11.000 personas.

Cabe destacar que en un inicio, el gobierno estadounidense indicó que su objetivo sería evacuar a 60 mil personas. Sin embargo, debido a las difíciles condiciones climáticos, y la desesperación de los afganos, esta labor se ha dificultado considerablemente.

“Nuestra esperanza es que no tengamos que extender” el plazo del 31 de agosto, dijo Biden y, por primera vez, dejó abierta la puerta a una postergación: “Me imagino que habrá discusiones sobre cuánto podremos mantener este proceso. Por otra parte, el mandatario resaltó que su “prioridad en Kabul es sacar a los ciudadanos estadounidenses del país lo antes posible y de la manera más segura”, manifestó Biden.

“Déjenme ser claro, la evacuación de miles de personas desde Kabul va a ser difícil y dolorosa no importa cuándo la hubiésemos empezado. No hay manera de evacuar a tanta gente sin dolor y pérdida…mi corazón sufre por esa gente”, recalcó el presidente.

Por último, Biden aclaró que “la habilidad del Departamento de Defensa para proyectar fuerzas militares está inextricablemente ligada a la industria comercial, que proporciona una capacidad de transporte crítica, así como redes globales para satisfacer las necesidades diarias y de contingencia”.