Nuevamente, el ejército ruso ha llevado a cabo una sesión de pruebas armamentísticas, sin embargo, esta vez en conjunto con soldados de los ejércitos Tayikistán y Uzbekistán, se llevaron a cabo las pruebas nuevas armas de fuego, lanzallamas y lanzadores de misiles tierra-aire en unas maniobras militares que concluyeron el martes a sólo 20 km de la frontera entre Tayikistán y Afganistán.

Según la información oficial, Moscú y sus aliados exsoviéticos de Asia Central han llevado a cabo dos series de ejercicios militares cerca de Afganistán este mes, cuando los combatientes talibanes invadieron gran parte de las provincias del norte del país directamente adyacentes a Asia Central.

Ante esta situación, ll ministro de Defensa de Tayikistán, Sherali Mirzo, comentó a los medios de comunicación durante una conferencia en los campos de entrenamiento dónde los ejercicios se estaban realizando teniendo en cuenta a Afganistán.

“La situación en Afganistán es imprevisible”, manifestó.

Por otra parte, Shukhrat Khalmukhamedov, jefe del estado mayor de las fuerzas armadas uzbekas, indicó que “esta situación nos obliga a permanecer vigilantes y a mantener nuestra preparación para el combate”.

Por otra parte, cabe resaltar que en los ejercicios participaron 2.500 militares, centenares de vehículos blindados y 25 aviones. Así mismo, se sabe que las fuerzas militares rusas participantes procedían de la base militar situada en Tayikistán, la mayor instalación de Moscú en el extranjero.

Posteriormente, ll comandante del distrito militar central ruso, Alexander Lapin, dijo que el armamento exhibido permanecería en la base tayika.

Finalmente, se informó que los combatientes talibanes reforzaron el martes su control del territorio capturado en el norte de Afganistán, mientras los residentes se escondían en sus casas y un comandante progubernamental prometía luchar hasta la muerte para defender Mazar-i-Sharif, la mayor ciudad al norte de la nación musulmana.