Años atrás Usain Bolt lo había advertido, los propios competidores de los Juegos Olímpicos Tokio 2020 se manifestaron sobre la nueva tecnología que usan en los calzados.

Los Juegos Olímpicos Tokio 2020 han estado mostrando una sorpresiva tendencia en las pruebas de atletismo: los competidores están batiendo con cierta facilidad los récords mundiales. Por ejemplo, en la final de 400 metros con vallas, el ganador y su escolta impusieron nuevas marcas. El noruego Karsten Warholm logró 45.94 segundos y el estadounidense Rai Benjamin 46.17.

Antes del mega evento deportivo, el registro histórico era de 46.78 y lo había establecido el norteamericano Kevin Young en Barcelona 1992. Además, el brasileño Alison Dos Santos también superó ese registro con un tiempo de 46.72 para quedarse con el bronce. Por ello llamó la atención que un récord que tenía vigencia de casi 30 años haya sido batido numerosas veces.

La respuesta estaría directamente relacionada con el calzado de los deportistas. La nueva tecnología que se usan en las zapatillas, para muchos expertos, son la causa de la impresionante velocidad que llegan a alcanzar los competidores.

En esa línea, Karsten Warholm dio su punto de vista sobre las nuevas botas creadas por la marca Nike. “Si pones un trampolín allí, creo que es una mie***. Creo que le quita credibilidad a nuestro deporte. No veo por qué deberías poner algo debajo de un zapato de carrera”, dijo de forma tajante en AFP.

Posteriormente, al ser consultado sobre su calzado hecho por Puma, este marcó diferencias: “Lo que puedo decir sobre las zapatillas que he estado desarrollando en una colaboración entre Puma y el equipo de Fórmula Uno de Mercedes es que estamos tratando de hacerlas lo más creíble posible. Sí, tenemos la placa de carbono, pero hemos intentado hacerla lo más fina posible porque así es como me gusta hacerlo. Por supuesto, la tecnología siempre estará ahí, pero también quiero mantenerla en un nivel en el que podamos comparar los resultados. Eso es importante”.

De acuerdo al noruego, el problema radica en las Nike Air Zoom Maxfly que usó el estadounidense Rai Benjamin, plata en los 400 metros con valla. Esta versión posee una placa de fibra de carbono combinada con una espuma especial y superreactiva conocida como ZoomX, capaz de ofrecer un retorno de energía del 85 % en cada pisada y generar una sensación de propulsión.

Rai Benjamin, por su parte, se defendió sobre estos cuestionamientos: “La gente dice que es la pista, las zapatillas… Usaré zapatos diferentes y seguiré corriendo rápido. Realmente no importa, con toda honestidad. Quiero decir, hay algo de eficiencia en el zapato, no me malinterpreten, y es bueno tener una buena pista, pero nadie en la historia saldrá y hará lo que acabamos de hacer, nunca. No me importa quién es usted, podría ser Kevin Young, Edwin Moses… todo el respeto a esos muchachos, pero no pueden ejecutar lo que acabamos de correr”.