Durante todo el día, nos inundan las interrupciones y alertas de nuestros dispositivos. Los teléfonos inteligentes suenan para despertarnos, los correos electrónicos se transmiten a nuestras bandejas de entrada, las notificaciones de compañeros de trabajo y amigos lejanos aparecen en nuestras pantallas, y los «asistentes» nos hablan con sus propias voces sin alma.

Tales interrupciones parecen lógicas para nuestra mente: queremos que la tecnología nos ayude con nuestras vidas ocupadas, asegurando que no perdamos citas y comunicaciones importantes.

Pero nuestros cuerpos tienen una visión diferente.

Estas constantes alertas hacen que nuestras hormonas del estrés entren en acción, encendiendo nuestra respuesta de lucha o huida; nuestros latidos se aceleran, nuestra respiración se tensa, nuestras glándulas sudoríparas se abren y nuestros músculos se contraen. Esa respuesta tiene la intención de ayudarnos a escapar del peligro, no responder a una llamada o mensaje de texto de un colega.

Simplemente no estamos hechos para vivir así.

Nuestras aplicaciones aprovechan nuestras necesidades de seguridad e interacción social y los investigadores están comenzando a ver cuán terrible es para nosotros. Untotal del 89 por ciento de los estudiantes universitarios ahora informa que se sienten vibraciones «fantasmales» del teléfono, imaginando que su teléfono está sonando cuando en realidad no ha sonado.

Otro 86 por ciento de los estadounidenses dice que revisa sus cuentas de correo electrónico y redes sociales «constantemente» y que realmente los está estresando.

El endocrinólogo Robert Lustig le dice a Business Insider que las notificaciones de nuestros teléfonos están entrenando a nuestros cerebros para que se encuentren en un estado casi constante de estrés y miedo al establecer una ruta de memoria de miedo al estrés.

Y tal estado significa que la corteza prefrontal, la parte de nuestro cerebro que normalmente trata con algunas de nuestras funciones cognitivas de orden superior, se vuelve completamente descontrolada, y básicamente se apaga.

«Terminas haciendo cosas estúpidas», dice Lustig. «Y esas cosas estúpidas tienden a meterlo en problemas».

Tu cerebro solo puede hacer una cosa a la vez

Los científicos han sabido por años lo que la gente a menudo no admitirá a sí misma: los humanos no pueden realmente realizar múltiples tareas. Esto es cierto para casi todos nosotros: alrededor del 97.5 por ciento de la población.

El otro 2.5 por ciento tiene habilidades extravagantes; los científicos los llaman «super taskers» porque realmente pueden hacer con éxito más de una cosa a la vez. Pueden conducir mientras hablan por teléfono, sin comprometer su capacidad para hablar o cambiar de marcha.

Pero dado que solo 1 de cada 50 personas son super taskers, el resto de nosotros, meros mortales, solo nos centramos en una cosa a la vez.

Eso significa que cada vez que hacemos una pausa para responder una nueva notificación o recibir una alerta de una aplicación diferente en nuestro teléfono, estamos siendo interrumpidos, y con esa interrupción pagamos un precio: algo llamado «costo de cambio».

A veces, el cambio de una tarea a otra nos cuesta solo unas décimas de segundo, pero en un día de intercambios entre ideas, conversaciones y transacciones en un teléfono o una computadora, nuestros costos de cambio realmente pueden sumarse, y nos hacen más propenso a errores, también.

El psicólogo David Meyer, que ha estudiado este efecto, estima que el cambio de una tarea a otra puede consumir hasta un 40 por ciento de nuestro tiempo cerebral, que de otro modo sería productivo.

Cada vez que cambiamos de tarea, también nos disparamos con una dosis de la hormona del estrés cortisol, dice Lustig. El cambio pone a dormir nuestra corteza prefrontal reflexiva y razonadora, y estimula la adicción a la dopamina, la sustancia química de nuestro cerebro.

En otras palabras, el estrés que construimos al tratar de hacer muchas cosas a la vez cuando realmente no podemos nos enferma y nos hace desear aún más interrupciones, aumentando la dopamina, lo que perpetúa el ciclo.

Más tiempo en el teléfono, cerebro más perezoso
Nuestros cerebros solo pueden procesar cierta información a la vez, aproximadamente 60 bits por segundo.

Cuantas más tareas tengamos que hacer, más tendremos que elegir cómo queremos usar nuestro precioso poder cerebral. Por lo tanto, es comprensible que deseemos transferir parte de nuestra carga de trabajo adicional a nuestros teléfonos o asistentes digitales.

Pero hay algunas pruebas de que la delegación de tareas de pensamiento a nuestros dispositivos no solo podría estar enfermando nuestros cerebros, sino haciéndolos también más perezosos.

La combinación de socializar y usar nuestros teléfonos inteligentes podría estar suponiendo un enorme impuesto para nuestros cerebros.

Los investigadores han descubierto que los pensadores más inteligentes y analíticos son menos activos en sus motores de búsqueda de teléfonos inteligentes que otras personas.

Eso no significa que usar tu teléfono para buscar te haga ser más ‘tonto’, sino que algunas personas buscan menos cosas porque saben más. Pero el vínculo entre un pensamiento menos analítico y más uso de teléfonos inteligentes está ahí.

También sabemos que leer información nueva en tu teléfono puede ser una manera terrible de aprender. Los investigadores han demostrado que las personas que toman información compleja de un libro, en lugar de en una pantalla, desarrollan una comprensión más profunda y también se involucran en un pensamiento más conceptual.

Las nuevas investigaciones sobre docenas de usuarios de teléfonos inteligentes en Suiza también sugieren que mirar nuestras pantallas podría hacer que tanto nuestro cerebro como nuestros dedos estén más nerviosos.

En una investigación publicada este mes, psicólogos e informáticos encontraron una conexión inusual y potencialmente preocupante: mientras más tapping, clics y publicaciones en redes sociales hacen las personas, más «ruidosas» son sus señales cerebrales.

Ese hallazgo tomó a los investigadores por sorpresa.

Normalmente, cuando hacemos algo más a menudo, mejoramos, somos más rápidos y más eficientes en la tarea.

Pero los investigadores piensan que hay algo diferente cuando nos involucramos en las redes sociales: la combinación de socializar y usar nuestros teléfonos inteligentes podría estar pasándole una enorme cuenta a nuestros cerebros.

El comportamiento social «puede requerir más recursos al mismo tiempo», dijo el autor del estudio, Arko Ghosh, desde nuestro cerebro hasta nuestros dedos. Y eso es aterrador.

¿Debería ser tabú usar tu teléfono inteligente en público?
A pesar de estos hallazgos preocupantes, los científicos no dicen que disfrutar de tus aplicaciones favoritas sea automáticamente destructivo. Pero sí sabemos que ciertos tipos de uso parecen especialmente perjudiciales.

Revisar el Facebook ha demostrado deprimir a los adultos jóvenes. Los investigadores que han estudiado el bienestar emocional de los estudiantes universitarios encuentran un vínculo directo: cuanto más a menudo la gente revisa Facebook, más miserables son.

Pero la verificación telefónica incesante e inductora de miseria no se detiene allí. Juegos como Pokemon GO o aplicaciones como Twitter pueden ser adictivas y dejarán a tu cerebro anhelando otro éxito.

Las aplicaciones adictivas están diseñadas para recompensar a tu cerebro, tienes un aumento de placer cuando a alguien le gusta tu foto o comentarios en tu publicación. Como los juegos de azar, lo hacen de una manera impredecible.

Eso se llama «programa de relación variable» y es algo por lo que el cerebro humano enloquece.

Esta técnica no solo es utilizada por las redes sociales, sino que está en todo internet. Las tarifas de las aerolíneas caen con solo un clic del mouse. Los sofás con ofertas increíbles que están allí un minuto y se van al siguiente. Notificaciones de Facebook que cambian en función de dónde están nuestros amigos y de qué están hablando.

Tenemos que tenerlo todo, tenemos que tener más, y tenemos que tenerlo ahora. Estamos rascando picazones adictivas en todas nuestras pantallas.

Lustig dice que incluso este tipo de aplicaciones no son inherentemente malvadas. Solo se convierten en un problema cuando se les da rienda suelta para interrumpirnos, atiborrando de deseo nuestros cerebros con tentaciones tentadoras, engañándolos para que siempre quieran más.

«No soy anti tecnología per se», contesta. «Soy un anti-tecnología de recompensa variable. Porque está diseñada específicamente para que sigas buscando».

Lustig dice que quiere cambiar esto al trazar límites en torno al uso de teléfonos inteligentes socialmente aceptables.

Si podemos hacer un tabú de la adicción a los teléfonos inteligentes (como fumar dentro de los edificios, por ejemplo), las personas al menos tendrán que sancionar su tiempo de teléfono a lugares y horarios específicos, dando un descanso a sus cerebros.

«Mi esperanza es que lleguemos a un punto en el que no puedas sacar tu teléfono celular en público», dice Lustig.

Este artículo fue publicado originalmente por Business Insider por Hilary Brueck