Recientemente se detectó y confirmó el primer caso de viruela de mono en un residente de Texas Estados Unidos, por ese motivo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades se encuentran monitoreando a 200 personas en 27 estados de EEUU.

Después de ocho años sin reporte de esta enfermedad, se registró el pasado 15 de julio un brote, por lo que las autoridades sanitarias detallaron que la persona se contagió en un viaje a Nigeria y que está hospitalizada en Dallas.

Además, los CDC se encuentran trabajando con autoridades de 27 estados para evaluar a las personas que podrían haber estado en contacto con un residente de EE. UU., que regresó a casa desde Lagos, Nigeria, en un vuelo nocturno a Dallas.

Durante el vuelo los pasajeros utilizaron cubrebocas como parte del protocolo por COVID-19, por lo que el riesgo de propagación y contagio es “bajo”, debido a que la viruela se transmite a través de gotitas respiratorias y fluidos corporales.

Estas 200 personas,  entre compañeros de vuelo del infectado, aquellos que estuvieron cerca o utilizaron el baño del medio del avión, asistentes del vuelo, personal de limpieza y miembros de su familia ya se encuentran monitoreadas.

La epidemióloga principal de poxvirus del Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas Emergentes y Zoonóticas en Florida, consideró que los pasajeros que volaron de Atlanta a Dallas tuvieron un periodo muy corto de exposición con el hombre.

El periodo de monitoreo se extenderá hasta el 30 de julio, aunque el periodo de incubación del virus va de los tres a los 17 días y las personas que pudieron haberse contagiado comenzarán a mostrar síntomas en estos días.

La viruela del mono es de la misma familia de virus que la viruela, pero causa una infección menos severa y se ve más comúnmente en partes de África Occidental, incluyendo Nigeria. Los casos humanos de viruela del mono, detallan los CDC, son fatales en una de cada 100 personas, aunque la tasa puede aumentar cuando las personas tienen sus sistemas inmunológicos débiles.