Es más que bien sabido que el entorno informático de los mineros de criptomonedas son las PC o sus derivados, pero esta criptomina se vio un poco diferente a lo habitual, ya que estaban usando consolas de PlayStation 4.

La policía ucraniana informó que se apoderó de más de 3,800 consolas, incluidas 500 tarjetas de video y 50 procesadores, con lo que los mineros desarrollaban sus procesos en unas antiguas instalaciones de la compañía de electricidad JSC Vinnytsiaoblenerho en Vinnytsia.

Pero básicamente el motivo la detención es que la SBU ha expuesto y documentado la extracción ilegal de grandes cantidades de electricidad, mediante para hacer funcionar a la criptomina, establecida por residentes de Kiev y Vinnytsia.

El proceso se llevó a cabo en uno de los antiguos almacenes de Vinnytsiaoblenerho, que se encuentra en la sede industrial de la empresa proveedora del servicio.

Para pasar desapercibidos, utilizaron métodos convencionales de contabilización del consumo de electricidad, aunque según las conclusiones preliminares de los expertos, la cantidad mensual de pérdidas registradas oscilaría de unos 186,000 a 259,300 dólares, en el equivalente de moneda de Ucrania.

Pero lo que es más sorprendente es que se ha revelado que en lugar de extraer bitcoin, ethers y similares, la criptomina estaba ‘trabajando’ por monedas FIFA, sí, las del videojuego.

Estas monedas se utilizan para comprar paquetes del juego en el modo FIFA Ultimate Team (FUT), ​​que están disponibles para adquirir mediante monedas FIFA o dinero del mundo real.