Julius Ssekitoleko, atleta olímpico de Uganda de 20 años, desapareció este viernes en su hotel, sin embargo, dejó una nota donde expresó sus ganas de comenzar una nueva vida fuera de su país de origen.

El levantador de pesas abandonó el hotel donde se encuentran alojados los deportistas. En su habitación únicamente se encontró una nota donde dejó escrito: “Quiero trabajar en Japón”, y comenta que no quería regresar a Uganda por las condiciones de vida difíciles del país africano y pidió a los miembros de su delegación que le entreguen sus pertenencias a su esposa en su país de origen.

El levantador de pesas es uno de los nueve atletas del equipo que estuvo en aislamiento tras detectarse dos casos positivos de COVID a su llegada a Japón el pasado 19 de junio.

Ssekitoleko, regresaría a su país junto a su entrenador la próxima semana, señaló mediante un comunicado remitido a Kyodo la jefa de la misión olímpica ugandesa, Beatrice Ayikoru, que aseguró que durante las sesiones informativas regulares al equipo se les había enfatizado la necesidad “de respetar las regulaciones de inmigración de Japón y no optar por salir del campamento sin autorización”.

El deportista de 20 años fue hallado por la policía en la prefectura de Mie (centro de Japón), hacia donde se cree que viajó tras desplazarse en tren de alta velocidad desde Osaka, la región donde se había instalado el equipo ugandés para prepararse para los Juegos.