La canciller alemana, Angela Merkel, llegó este jueves a la Casa Blanca para reunirse con el presidente estadounidense, Joe Biden, que quiere acercar posturas con ella sobre la relación con China y el gasoducto Nord Stream 2, que unirá Rusia y Alemania por el mar Báltico.

Merkel es la primera gobernante europea a la que Biden recibe en la Casa Blanca desde que llegó al poder en enero, y su visita llega poco antes de que abandone la política activa, algo que hará tras las elecciones federales de septiembre en Alemania.

“Es un gran placer recibir a la canciller Merkel en la Casa Blanca, ella ya ha estado muchas veces en el Despacho Oval. Es una gran amiga, una amiga personal y una amiga de los Estados Unidos“, dijo Biden a los periodistas al comienzo de la reunión. Preguntado por un periodista alemán, el presidente estadounidense añadió que espera visitar Alemania “pronto”.

Merkel, por su parte, confió en “profundizar en la relación” con Estados Unidos, y recordó “la contribución” de ese país para lograr “una Alemania libre y democrática”.

Los dos líderes publicarán una “declaración de Washington” en la que detallarán los principios que esperan que guíen la cooperación bilateral en los próximos años, y darán pasos para “lanzar una alianza sobre el clima y la energía” para hacer frente a la crisis climática, indicó la funcionaria.

Biden aprovechará además para reiterarle a Merkel sus “preocupaciones” en torno al gasoducto Nord Stream 2, actualmente en construcción y que podría permitir a Moscú desechar la ruta de tránsito de gas a través de Ucrania.