Un estudio realizado al árbol genealógico de Leonardo Da Vinci, dio a conocer su linaje desde 1331 hasta el día de hoy y se han identificado a 14 descendientes vivos del genio del Renacimiento.

Con este hallazgo, los investigadores confían en descifrar las claves del ADN del artista.

Alessandro Vezzosi, historiador del Museo Ideale Leonardo da Vinci de Italia, y Agnese Sabato, presidenta de la Asociación del Patrimonio de Leonardo da Vinci, son quienes encabezaron la investigación publicada en la revista Human Evolution donde han rastreado 21 generaciones.

Estos hallazgos permiten a los historiadores trazar el genoma de da Vinci, con lo que pueden explorar científicamente sus raíces y otra serie de variables, como que era zurdo y gozaba de percepciones sensoriales únicas, tal y como han escrito los investigadores en su estudio. En total, se han recopilado datos de 225 personas con la colaboración de sus descendientes vivos.

Se sabe que no tuvo hijos, pero sí 22 medios hermanos. De igual forma, cabe destacar que nació fuera del matrimonio el 15 de abril de 1452. Vezzosi y Sabato se han servido de documentos históricos para localizar a los parientes vivos mediante una línea masculina ininterrumpida desde el padre de da Vinci, Ser Piero, y su medio hermano Domenico. Los investigadores señalan que los descendientes vivos tienen una edad comprendida entre el año y los 85 años.

Los investigadores desean realizar análisis genéticos de los descendientes vivos para estudiar el cromosoma “Y”, que se transmite a los parientes masculinos, “en el que se imprime el perfil indeleble de la identidad personal y familiar de Leonardo”, mencionan los investigadores. Estos estiman que, al ser una línea masculina ininterrumpida, el cromosoma no está alterado.

Estos hallazgos contribuirían, además, a la verificación de los restos de Da Vinci, fallecido en 1519 mismo que cree está enterrado en Amboise (Francia). Sin embargo, la ubicación de los restos es desconocida.

La información que arroja la investigación de Vezzosi y Sabato permitiría encontrar y secuenciar el ADN del artista renacentista.