Los juristas cuentan con su propia celebración desde poco más de 60 años en reconocimiento a una de las figuras trascendentales de la justicia. En México el día del abogado es el 12 de julio.

A nivel mundial se les recuerda el 3 de febrero, con la finalidad de valorar la labor de quienes se dedican a luchar por un mundo justo.

Sin embargo, la razón por la que se eligió el de 12 de julio en México es porque, este mismo día pero del año 1553, se impartió la primera cátedra de Derecho en América, encabezada por Fray Bartolomé Frías y Albornoz en la Real y Pontificia Universidad de México, antecedente directo de la actual máxima casa de estudios en el país: la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Fue en el año 1960, que se inició con dicha celebración durante el gobierno de Adolfo López Mateos, presidente de México en el periodo de 1958 a 1964. Y, aunque el mandatario instituyó el 12 de julio como el Día del Abogado, su origen se remonta a más de 400 años atrás.

La justicia debe prevalecer ya que el derecho es universal, pero sobre todo social,  y su origen viene desde las primeras civilizaciones.

Por ello, quien decide ser abogado adquiere una cuantiosa responsabilidad.