La polémica por la manera en la que los encargados de los sistemas operativos operan sus ecosistemas sigue creciendo. Ahora debido a nuevas medias anticompetitivas de Google que podrían golpear fuertemente a lo que Microsoft está haciendo con Windows 11 y Xbox Game Pass en móviles.

Lo que pasa es que, como informa The Verge, recientemente se registró una nueva demanda contra Google por prácticas anticompetitivas y monopolísticas. Como parte del proceso legal se liberaron algunos de los acuerdos que tiene la compañía con las empresas que lanzan aplicaciones en Google Play, así como tratos que tiene con los responsables de los smartphones.

Uno de los puntos que llama la atención es que se revela que Google estaría planeando acabar con las APKs para instalación de aplicaciones. Se trata de una medida que afectaría severamente a la competencia como la Samsung Galaxy Store, la AppGallery de Huawei y la app store de Amazon (con todo y su integración con Windows 11). Esto al reducir su contenido y complicar su oferta de curaduría de aplicaciones.

Actualmente los desarrolladores pueden ofrecer sus aplicaciones en formato APK, lo que la vuelta compatible con todos los dispositivos que tengan soporte para este tipo de apps. Google quiere abandonar el formato APK para adoptar el AAB, el cual tiene algunas ventajas, pero el problema es que la Play Store es la única tienda que le da soporte.

Así pues, desarrolladores que quieran llegar a la Play Store y a la competencia tendrán que compilar sus aplicaciones en 2 tipos de formatos diferentes. Es decir: trabajo extra para llegar a más tiendas.

Otro punto importante es que con Google implementará un nuevo sistema para los servicios de suscripción en Google. Al igual que en iOS, los prestadores de servicios carecerán de la oportunidad de informar a sus consumidores que se pueden suscribir directamente a la web. Esto para evitar que puedan saltarse la comisión de 30% para Google.

Se trata de una medida que podría afectar a servicios como de Microsoft como Xbox Game Pass Ultimate o OneDirve y también a servicios de streaming de contenido como Netflix o Spotify. Lo decimos puesto que tendrán una decisión importante a tomar: o aceptan dar la comisión de 30% a Google o simplemente no se podrán ofrecer por medio de la Play Store.