Sha’Carri Richardson,  velocista estadounidense con prometedora presentación en las Olimpiadas de Tokio este mes, podría perderse su participación en los Juegos luego de dar positivo por marihuana.

 

Richardson, de 21 años, ganó la carrera de 100 metros en las pruebas de pista y campo de Estados Unidos en Oregón el mes pasado, pero el dopaje positivo invalidaba automáticamente su resultado en esa competición destacada.

 

El resultado positivo lo difundió la Agencia Antidopaje de Estados Unidos y dijo que Richardson había aceptado la suspensión de un mes, a partir del 28 de junio. Eso podría darle tiempo para correr en la carrera de relevos 4×100 que tiene lugar ya entrados los Juegos, si es que el equipo de Estados Unidos la selecciona.

 

Sin embargo, Richardson culpó la prueba positiva a su consumo de marihuana como un modo de sobreponerse a la muerte inesperada de su madre biológica cuando estaba en Oregón para las clasificatorias olímpicas. Richardson, quien fue criada por su abuela, dijo que se enteró de la muerte cuando un periodista la entrevistaba, algo que calificó de detonante y “sin duda estresante”.

 

“Me llevó a un estado de pánico emocional…no supe cómo controlar mis emociones o manejar mis emociones en ese momento”.

La atleta se disculpó con sus seguidores, su familia y sus patrocinadores, diciendo: “Pido perdón enormemente si los he decepcionado, y lo hice”.