El mecánico y coleccionista de autos Ramón Sandoval, se dio a la tarea de reconstruir carros para que quedaran igualitos a los de la película en Paine, un pueblito al sur de Santiago de Chile.

“La pandemia nos ha tocado a todos y uno lo único que quiere es ver a los niños emocionados, devolverles esa magia. Para nosotros, estos autos son una cosa simple, vehículos pintados, pero para un niño puede cambiarle su vida”, explicó Sandoval a medios locales.

Sandoval abrió una exposición en su taller para que grandes y chicos puedan visitarla, sino que también los protagonistas, el Rayo McQueen y Mate, salen a las calles los miércoles a hacer pequeñas caravanas para que los niños puedan acercarse a ellos y tomarse fotografías.

Ramón Sandoval inició este proyecto  junto con su hijo de 12 años una camioneta que terminó igualita a Mate. Pero como en la película, hacía falta el Rayo McQueen a quien trajo “a la vida” con un auto Mustang.

Al día de hoy cuenta con una gran colección de personajes que saltaron de la pantalla grande a las calles de Paine: Rayo McQueen, Mate, Sally, Guido, Luigi, Filmore, Chick, Doc Hudson, Mack, Lizzie, Rojo y Sheriff.