La campaña de vacunación contra el Covid-19 se acelera, con más de 3 mil millones de dosis administradas en todo el mundo, pero se ve amenazada por la contagiosa variante delta, que causó un récord de muertes en Rusia, más transmisiones en Europa y el confinamiento de 10 millones de australianos.

Menos de cuatro semanas después de superar las 2 mil millones de dosis inyectadas, ayer se superaron las 3 mil millones, según un recuento de la agencia de noticias Afp basado en fuentes oficiales, que refleja la aceleración de la inmunización, pero también la desigualdad entre países.

Mientras en los países con más recursos se administró una media de 79 dosis por cada 100 habitantes, en los más pobres la media es de una.

La región de América Latina y el Caribe, la más castigada del mundo en número de muertos por coronavirus, con un total de 1.26 millones de fallecidos, inyectó 37 dosis por cada 100 habitantes, ligeramente por debajo de la media mundial.

Chile (118) y Uruguay  destacan como el cuarto y el séptimo país del mundo con más dosis administradas con respecto a su población, clasificación que lideran Emiratos Árabes Unidos, Baréin e Israel.

En cambio, otros grandes países de la región como Brasil, México, Colombia o Perú (22) van más rezagados.

“Para poner fin a la pandemia, necesitamos más vacunas. La iniciativa multilateral Covax  garantiza que las vacunas se distribuyan de manera justa y lleguen a los países que más las necesitan”, recalcó ayer el secretario de Estado estadunidense, Antony Blinken, en la apertura de una cumbre de ministros de Exteriores del G-20 en Matera, al sur de Italia.

Las inmunizaciones son el parachoques más eficaz frente a la peligrosa variante delta, presente en al menos 85 países, que se expande con rapidez entre las personas aún no inmunizadas.

En Europa, tras dos meses y medio de reducción progresiva del número de contagios, los casos de coronavirus vuelven a aumentar y se registra una media de 56 mil 800 casos por día, 21 por ciento más que hace una semana.

Esta variante es responsable de la última ola epidémica en Rusia, que registró ayer su mayor número de muertos diarios desde el inicio de la pandemia.

Rusia, el país más enlutado de Europa con 134 mil 500 decesos según su balance oficial, es el segundo con más decesos en las últimas 24 horas, por detrás de India y por delante de Colombia.

El epicentro de esta ola se ubica en su capital, Moscú, la cual impuso algunas restricciones, que tiene ya 75 por ciento de sus camas destinadas a pacientes covid ocupadas.