Los organizadores del Tour de Francia han anunciado que demandarán a la espectadora que causó un masivo accidente al posar con un letrero al borde de la carretera durante la primera etapa de la competencia, informa AFP.

El cartel de la mujer obstaculizaba el paso y uno de los ciclistas, Tony Martin, chocó con el letrero, provocando la caída de todo el pelotón. El incidente creó un verdadero caos, dejando 21 ciclistas heridos en las colisiones subsiguientes, a 47 kilómetros del fin de la etapa de 198 kilómetros de Brest a Landerneaustage.

Además, el descuido se cobró la primera ‘víctima’ de la carrera: el alemán Jasha Suetterlin de Team DSM tuvo que abandonar el Tour debido a las lesiones que sufrió. La mujer en cuestión aparentemente no presentó ninguna contusión a diferencia de los múltiples heridos que ocasionó su imprudencia.

“Denunciamos a esta señora que se comportó muy mal”, declaró el director adjunto del Tour, Pierre-Yves Thouault. “Hagamos posible que el espectáculo no sea estropeado por comportamientos inadmisibles por parte de una ínfima minoría de espectadores”.

Mientras la competición sigue, la Policía busca descubrir la identidad de la mujer. Su pancarta decía “Allez Opi-Omi” (Vamos abuelo-abuela, en una mezcla de francés y alemán). Medios franceses la definieron como una “espectadora alemana”.