Los investigadores que observaron depósitos en capas en el polo sur de Marte encontraron lo que parecen ser docenas de lagos subterráneos, aunque muchos de ellos se encuentran en áreas donde el agua se congelaría.

El equipo de investigación midió el volumen de esos depósitos, que contienen capas alternas de polvo, hielo de agua y dióxido de carbono congelado; hielo seco. Las capas contienen la historia climatológica de Marte. Cuando la inclinación del planeta era ligeramente diferente, las condiciones invernales formaron las capas congeladas que los científicos ahora inspeccionan utilizando un radar que perfora la superficie. (Al igual que la Tierra, Marte ha tenido sus propias edades de hielo, la más reciente de las cuales surgió hace 400.000 años.

“No estamos seguros de si estas señales son agua líquida o no, pero parecen estar mucho más extendidas de lo que encontró el estudio original”, dijo Jeffrey Plaut, científico investigador del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, en un comunicado de la agencia. “O el agua líquida es común debajo del polo sur de Marte, o estas señales son indicativas de algo más”.

El radar, que apunta a Marte desde el instrumento MARSIS a bordo del orbitador Mars Express de la Agencia Espacial Europea (ESA), rebota de manera diferente dependiendo del material con el que choca, y el agua es un fuerte reflector de las ondas de radar. El radar que rebotó en el polo sur regresó brillante, evidencia de que hay agua líquida o hielo de agua debajo. El hielo de agua en Marte es una noticia vieja actualmente, pero se desconoce exactamente cuánto hay.

Citando un estudio de 2019 que investigó cómo podría ocurrir el agua líquida en el polo, Khuller señaló que “se necesitaría el doble del flujo de calor geotérmico estimado de Marte para mantener esta agua líquida. Una forma posible de obtener esta cantidad de calor es a través del vulcanismo.