El inesperado aterrizaje de un paracaidista obligó a detener un partido de fútbol en Elblag (Polonia).

El incidente no causó ningún herido, salvo muchas risas y asombro de los aficionados y jugadores.

El paracaidista recibió tarjeta amarilla.