El 16 de abril de 2016, hubo un terremoto de magnitud 7,8 en la costa de Ecuador, con epicentro en el cantón Pedernales de la provincia de Manabí. Este evento dejó un saldo de 673 fallecidos, destrucción de infraestructuras y una serie de afectaciones a los sistemas eléctrico y en el suministro de agua potable para la población afligida.

Este trágico hecho fue la inspiración para que un grupo de estudiantes de la Universidad de Investigación de Tecnología Experimental Yachay de Ecuador, conocida popularmente como Yachay Tech, ideara un dispositivo que ayude a obtener agua a partir de la humedad del aire de una manera eficiente, que sirve para ponerse en marcha en situaciones como las de ese terremoto.

Su proyecto se llama ‘Water Y’ y tiene como producto estrella un condensador con importantes innovaciones, que fue creado por un grupo multidisciplinario de estudiantes, conformado por Doménica Garzón, Ariel Cabrera y Cynthia Arias, estudiantes de física; Cristina Rubio, del área de química; y Carlos Chipantiza, de matemática; a quienes acompañan varios voluntarios como Andersson Chagna, Santiago Chiriboga, Erick Ojeda, Ruth Villafuerte, Andrés Silva y Darlyn Herrera, involucrados en la parte de alianzas, mercadotecnia y finanzas.

“Lo que hicimos fue desarrollar una tecnología a partir de un nanomaterial para incrementar la cantidad de agua que los condensadores (productos que ya están en el mercado) pueden obtener de la humedad del ambiente”, explica Garzón.

En concreto, detalla Rubio, el dispositivo tiene un diseño de un prisma o un rectángulo grande, que está compuesto por unas mallas de condensación, similares a las que suelen usarse en las florícolas y otros cultivos, que permiten el paso de la neblina (niebla), que hacen que la humedad del aire pase de su estado gaseoso a su estado líquido; también tiene unos tubos de cobre, en los que depositan el nanomaterial, que es la innovación que aportan al condensador.

“Esto nos permite condensar 600 veces más de lo realizado sin el nanomaterial”, resalta Rubio y añade que el resultado es “un condensador más económico, más accesible, efectivo y eficaz, gracias a estas características brindadas por el nanomaterial”.

Esta joven indica, además, que el condensador con el nanomaterial que han creado brinda “un proceso confiable”, en donde el agua que se produce es apta para su uso en diferentes actividades.