Firme a su costumbre de rendir tributo a grandes personalidades Google homenajeó a quien en vida fuera Roberto Cantoral, reconocido cantautor mexicano entre los años 60 y 70, con un doodle que conmemora su nacimiento y su rol en la transición del bolero a la balada.

Google habilitó en los computadores del mundo un clip en su página principal que trata de rendir homenaje a este personaje.

Roberto Cantoral se formó como un artista mundial y gran compositor, tanto así, que le valió el sobrenombre de El caballero del bolero gracias a icónicos temas como Al final, El triste, La Barca o El reloj  siendo estas dos últimas las de mayor popularidad dentro y fuera de México.

Quién fue Roberto Cantoral? Google le dedica su doodle - La Noticia

Sus obras lo volvieron a posicionar en los primeros lugares en popularidad, rompiendo récords de ventas y permanencias en México así como en el extranjero: realizó más de mil 500 conciertos alrededor del mundo, en donde también visitó programas de televisión y radio como el de Arthur Garfield, Steve Allen y Ed Sullivan de Estados Unidos; Alice Bontorno en Italia o en la emisión La Gran Parada de España.

Cantoral también participó en diversos festivales musicales en países de todo el mundo, lo que le adjudicó un nuevo apodo: El señor festival, incluso en 1971 fue ganador del Festival OTI con la canción “Yo no voy a la guerra” cantada por Alberto Ángel “El Cuervo” y en 1973 volvió a conseguir el triunfo con la obra Quijote con la voz de Enrique Cáceres.

Años después, en noviembre del 2009, recibió el Premio del Consejo Directivo de la academia de los Latin Grammys.

Su respeto por la música no se limitó únicamente a su creación, sino también a su protección, por lo que se convirtió en activista en favor de los derechos de autor de los compositores, siendo así elegido en 1982 como presidente del Consejo Directivo de la Sociedad de Autores y Compositores de México.

Durante su administración al frente del organismo, destacaron las reformas a la Ley del Derecho de Autor, en la que se determinó finalizar los contratos de cesión de derechos a perpetuidad; establecer que las obras de un creador estarían protegidas durante 100 años después de su muerte, así como un beneficio patrimonial para sus herederos antes de que se convierta en dominio público.

Su compromiso por la defensa de los derechos de las y los creativos duró hasta sus últimos días, cuando el 7 de agosto del 2020 un paro cardiaco le quitó la vida a sus 75 años. Sin embargo, años después de su deceso, varios artistas le rindieron homenaje interpretando piezas inéditas que dejó escritas antes de su muerte y las cuales se plasmaron en el disco Roberto Cantoral: siempre vivo.