Al caso de sustracción de datos personales sufridos por Capcom en 2020, se suma la demanda que afirma que la compañía de videojuegos ha estado usando docenas de fotografías de un diseñador en sus juegos Resident Evil 4, Devil May Cry y otros. La compañía, parece no estar atravesando por un buen momento.

Presentada en un tribunal de Connecticut, la diseñadora Judy A. Juracek afirmó en su demanda, que Capcom había usado al menos 80 imágenes de su libro de 1996 protegido por derechos de autor, llamado Surfaces.

Sobre la base de violaciones de derechos de autor, Juracek y sus abogados están pidiendo a Capcom la cifra de 12 millones de dólares en daños, junto con entre 2,500 y 25,000 en daños por “administración falsa de derechos de autor y eliminación de la administración de derechos de autor” por cada fotografía usada.

La compañía es acusada de utilizar los diseños registrados en múltiples detalles y entornos de sus juegos, pertenecientes al libro antes mencionado que contiene unas 1,200 fotografías de texturas y sirve como “investigación visual” para artistas, arquitectos y diseñadores.

Juracek sostuvo a través de sus abogados, que el caso es más que sólido contra la compañía, revelando más de 100 páginas de documentos de respaldo que comprenden unos 200 ejemplos de fotografías que habrían sido apropiadas por Capcom.

Por ejemplo, señaló la textura de vidrio roto en el logotipo de Resident Evil 4,del cual la artista afirmó que había tomado la foto del material en Italia.

Por otra parte, la acción legal reveló otras características icónicas, como los elementos ornamentales y las texturas jaspeadas en las producciones.

Pero ahora parece que durante la ocasión de violación de datos sufrida por la compañía de videojuegos en noviembre de 2020, pretendería ser un atenuante, ya que entre los detalles de los bienes comprometidos se encuentran los archivos de arte de alta resolución con “al menos una” imagen que comparte el mismo nombre de archivo que las fotos en el CD-ROM de Surfaces.

Si bien los usuarios pueden obtener las fotos del libro desde el CD-ROM, debido a que están protegidas por las leyes de derecho de autor, éstos deben obtener una licencia si desean utilizarlas con fines comerciales, algo que podría haberse resuelto contactando a Juracek directamente, pero la diseñadora dijo que Capcom nunca se acercó a ella.

El caso fue revelado además en Twitter, a través de múltiples usuarios.