A diferencia de los referenciales internacionales, que terminaron con ligeras bajas, el crudo mexicano sumó este jueves 9 centavos y cerró en 65.45 dólares el barril, informó Petróleos Mexicanos (Pemex).

Con ello, el precio del hidrocarburo se ubica en su mejor nivel en 21 meses, es decir, desde el 16 de septiembre de 2019.

También se encuentra 23.45 dólares (55.8 por ciento) por encima de los 42 dólares fijados en el presupuesto federal de este año, que es de 42 dólares el barril. Por cada dólar de aumento en el precio del crudo de exportación, las arcas nacionales obtienen casi un millón de dólares adicionales.

Los precios del crudo han aumentado en los días recientes, debido a las expectativas de los analistas, incluida la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados, de que la demanda superará la oferta en la segunda mitad de 2021, una vez que la pandemia de Covid-19 muestre signos de amainar.

El grupo OPEP+ acordó el martes continuar con los planes para aliviar las restricciones de suministro hasta julio.

En el mercado internacional, los precios del petróleo operaron con pocos cambios, tras sólidas ganancias en las dos sesiones previas que llevaron a los contratos a máximos de más de un año, después de que los inventarios de crudo en Estados Unidos bajaron con fuerza y los de combustibles aumentaron más de lo esperado.

El estadunidense West Texas Intermediate (WTI) perdió 2 centavos y cerró en 68.81 dólares por barril, después de alcanzar en la sesión 69.40 dólares, su cota más alta desde octubre de 2018.

En tanto, el Brent bajó 4 centavos 71.31 dólares por barril, luego de llegar a 71.99 dólares más temprano en la sesión, su mayor nivel desde mayo de 2019.

El mercado no se entusiasmó demasiado, pese a darse a conocer una baja en los inventarios de Estados Unidos.

Las reservas de petróleo crudo en Estados Unidos bajaron 5.1 millones de barriles (mb), el doble de los 2.5 mb anticipados por los analistas, mientras que los de gasolina y destilados aumentaron en 3.7 millones de barriles la semana pasada, informó la Agencia estadunidense de Información sobre Energía (EIA).

La demanda de gasolina subió en mayo debido a compras de pánico tras el cierre del Colonial Pipeline, el oleoducto de productos refinados más grande de Estados Unidos, lo que hizo redujo la demanda de los conductores el pasado fin de semana, durante el feriado del Día de los Caídos, el comienzo de la temporada alta de conducción de verano.