Se paralizan cientos de patrullas oficiales con las que cuenta la fiscalía general del Estado (FGE), debido a un procedimiento administrativo ocasionado por un saldo pendiente en el arrendamiento de las mismas.

Los vehículos fueron desactivados vía GPS, se quedaron varados en donde se encontraban operando, a esto se suma no contar con el servicio de traslado ya que también existe un adeudo con las empresas de grúas.

Cabe mencionar que, en la misma situación se encuentra una gran cantidad de unidades asignadas a la Comisión Estatal de Seguridad (CES), adquiridas durante el 2020.

De acuerdo a fuentes, las empresas arrendadoras, ya realizaron su reclamo para el pago de la renta de más de 200 unidades.

Las patrullas de la CES blanco con azul de las Fuerzas Estatales, Bancarias y de la Policía Vial se encuentran desactivadas.

Fue vía WhatsApp que se envió el siguiente mensaje: “Nos informan del enlace Administrativo que las unidades arrendadas de la empresa Casanova las están apagando. Se recomienda no moverlas para evitar congestionamientos viales o accidentes. Este proceso durará uno o dos días”.

Francisco Israel Galván Jaime, el titular de la Comisión Estatal de Seguridad, deberá responder sobre el tema de dichos adeudos.