En lo profundo de las selvas amazónicas de Brasil, muchos residentes de la ciudad de Manaos fallecieron en sus hogares sin oxígeno que ayude a sus pulmones dañados, después de que se agotaron los suministros este año.

Con los casos descendiendo en Europa, Asia y América del Norte, y estables en África, América del Sur es la única región donde las nuevas infecciones están aumentando rápidamente sobre una base per cápita, según Our World in Data. Sin embargo, India está luchando contra uno de los peores brotes del mundo.

En promedio, en mayo, el 31% de las muertes por Covid-19 en el mundo se produjeron en América Latina y el Caribe, hogar de solo el 8.4% de la población mundial.

Médicos y epidemiólogos dicen que la pandemia de coronavirus tomó por sorpresa a gobiernos no preparados el año pasado y que su impacto se vio agravado por los líderes que minimizaron su gravedad y no pudieron asegurar el suministro oportuno de vacunas.

Los ocho principales países que registraron la mayor cantidad de muertes por Covid-19 per cápita durante la última semana fueron todos de América Latina.

“En vez de prepararnos para la pandemia, minimizamos la enfermedad, diciendo que el calor tropical desactivaría el virus”, dijo el Dr. Francisco Moreno Sánchez, jefe del programa Covid-19 en uno de los principales hospitales de México y quien criticó el plan de vacunación del gobierno.

“Desafortunadamente, estamos entre las regiones más afectadas, donde el manejo de la pandemia ha sido el más equivocado, y ahora estamos sufriendo las consecuencias”, agregó el epidemiólogo a Reuters.