Marte podría no estar tan muerto como creíamos. Un nuevo y minucioso estudio de las características volcánicas en la superficie del planeta rojo ha descubierto que un depósito de lava en el Elysium Planitia parece ser muy reciente. La investigación se ha publicado en Icarus.

El estudio, liderado por el astrónomo David Horvath del Instituto de Ciencias Planetarias y la Universidad de Arizona sugiere que la actividad geológica y volcánica marciana ocurrió en los últimos 50.000 años.

En escalas de tiempo geológicas, eso es sorprendentemente corto, y podría significar que Marte fue potencialmente habitable recientemente, con partes similares a regiones de actividad volcánica en áreas glaciares como Islandia, región en la que prosperan varias formas de bacterias extremófilas.

Marte

Marte ha estado lleno de sorpresas recientemente. A pesar de ser una roca oxidada, polvorienta y aparentemente seca, tiene varias líneas de evidencia que sugieren actividad volcánica. Uno es la presencia de agua líquida debajo de su superficie.

Marte es un lugar muy frío. Un reciente artículo descubrió que tal vez sea necesario calentar el interior para evitar que el agua del subsuelo se congele. Luego, el año pasado, otro artículo describió cómo un meteorito marciano contenía evidencia de convección volcánica en el manto marciano.

Ahora, utilizando datos satelitales, un equipo de astrónomos dirigido por Horvath ha encontrado otra pista. Un depósito volcánico en el Elysium Planitia, una llanura amplia y suave justo al norte del ecuador de Marte.

«Esta característica es un misterioso y oscuro depósito”, dijo Horvath. “Tiene una alta inercia térmica, incluye material rico en piroxeno de calcio y se distribuye simétricamente alrededor de un segmento del sistema de fisuras de Cerberus Fossae en Elysium Planitia, atípico de los depósitos eólicos o impulsados ​​por el viento en la región”, añadió.

Es bastante similar a las manchas oscuras en la Luna y Mercurio, sugiriendo que se tratan de explosivas erupciones volcánicas.

Elysium Planitia

La mayoría de las características volcánicas en la superficie marciana provienen de flujos de lava superficiales, no de explosiones volcánicas, por eso el descubrimiento es tan interesante. Está encima de otros flujos de lava circundantes, esto significa que ocurrió hace poco. También parece ser relativamente fresco y contiene lava y ceniza.

“Elysium Planitia alberga algunos de los vulcanismos más jóvenes de Marte, los cuales datan de hace unos 3 millones de años”, dice Horvath. “Es posible que este tipo de depósitos fueran más comunes en el pasado, aunque ahora estén erosionados o enterrados”, añadió.

Curiosamente, se han descubierto otros indicios de actividad en la misma región. La misión InSight está a solo 1.600 kilómetros más o menos de la zona, y ha detectado actividad sísmica en Cerberus Fossae.

En conjunto, la evidencia sugiere la posibilidad de actividad actual dentro de Marte. Sin embargo, es importante no sobreinterpretar las detecciones, pues es poco probable la existencia de lava cercana a la superficie tan tarde en la vida del planeta sin la presencia de flujos de lava superficial. Se requiere de un magma más profundo para explicar la erupción.

Las buenas noticias es que eso es posible. Los terremotos pueden causar erupciones de magma aquí en la Tierra, y se han localizado terremotos en el Cerberus Fosse; como un mecanismo potencial. La característica tampoco está lejos de un cráter de impacto contemporáneo, llamado Zunil, el cual también habría desencadenado actividad volcánica.

Independientemente de cómo se haya desencadenado la erupción, la detección plantea la intrigante perspectiva de la existencia de vida en Marte en el pasado. Para finalizar, aquí en la Tierra, tenemos seres vivos extremos prosperando en respiraderos hidrotermales