Al menos 82 personas han muerto y 110 han resultado heridas la noche del sábado tras la explosión de una bombona de oxígeno y posterior incendio en un hospital para paciente de covid-19 en Bagdad.

El portavoz del Ministerio del Interior, Jaled al Mhana, ha indicado que algunas de las víctimas sufrieron quemaduras y que otras saltaron desde pisos altos para huir de las llamas, y ha advertido que el número de fallecidos podría aumentar por la gravedad de las lesiones de algunos de los heridos.

El Ministerio de Salud ha indiciado en un comunicado que más de 200 pacientes habían sido rescatados del edificio.