• Raúl, (seudónimo del joven) confesó la presunta agresión que sufrió a Carlos Orea, fundador y dirigente de la Casa del Migrante Poblano en California, después de que se enteró que el legislador federal había sido detenido por una agresión similar.
 
“Raúl”, es un joven de 20 años originario de Puebla, quien reveló que hace cuatro años, cuando aún era un menor de edad, fue víctima de un presunto abuso sexual perpetrado en unos baños de vapor por el hoy diputado federal, Saúl Huerta Corona.
 
El modus operandi descrito por este joven sobre la forma en como el diputado lo cooptó y engañó con promesas de trabajo y el uso de una posible droga , coincide con el del menor que esta semana denunció penalmente al legislador de Morena por una agresión sexual en un hotel de la Ciudad de México.
 
Orea, con autorización del joven, en entrevista, confirmó la agresión que sufrió. Previamente Orea había hablado con el padre de la víctima y acordó asesorarlos para que pueda presentar una denuncia en el consulado en México.
 
Para el activista no hay duda de que el caso de Raúl es solo una de varias agresiones más que habría perpetrado Huerta Corona en el pasado, pero que no se denunciaron por pena o por temor de las víctimas.
 
“El diputado vivió cerca de 20 años en la junta auxiliar de San Francisco Totimehuacán (Puebla) y ahí todo esto ya era un secreto a voces. Se sabía desde que era candidato para diputado. Había versiones de los abusos, pero por temor ninguno de los jóvenes se atrevió a delatarlo. Hay varios casos, pero los tenía amenazados”, dijo Orea en entrevista.
 
Asimismo, la periodista Azucena Uresti reveló la denuncia de otro joven que señala que padeció un intento de abuso de parte del legislador el año pasado, por lo que hasta ahora suman tres los casos que han trascendido públicamente.
 
 De acuerdo con la narración de Raúl recabada por Orea, la agresión de la que él fue víctima ocurrió hace cuatro años, cuando Saúl Huerta Corona aún estaba en campaña para la diputación federal, y donde era común que usara a jóvenes para repartir los volantes en los que se promocionaba.
 
Así conoció a Raúl, con el que fue entablando una relación de amistad y al que le ofreció que lo apoyaría de distintas formas e incluso con un trabajo como su chofer cuando él ya fuera diputado. Fue este acercamiento lo que dio paso a la agresión narrada por el joven migrante en la localidad de San Francisco Totimehuacán.
 
“El me drogó con algo y después me dijo que íbamos a ir a unos baños de temazcal, que iban a ser dos separados. Yo entré a uno que me dijo y luego él se metió también y ahí ocurrió todo…” dijo el joven.
 
Raúl narra , que después de la agresión el legislador lo siguió buscando e insistiendo en que trabajara con él como chofer, cosa que él ya no quería hacer.
 
“Yo pensé en denunciarlo (ante el Ministerio Público) pero tenía temor porque era un político (…) también me amenazó y me dijo que no le dijera nada a mis padres porque les iba a pasar algo malo” cuenta Raúl.
 
Ante el temor y la vergüenza por lo ocurrido, el joven le reveló al activista que prefirió irse de su localidad y migrar hacia los Estados Unidos, donde ya lleva más de tres años. Actualmente reside en la localidad de Ontario, California.
 
Carlos Orea dijo en entrevista que a través de la Casa del Migrante apoyarán a Raúl para que ahora pueda presentar la denuncia penal en contra del legislador. Señaló que se están asesorando con abogados para poder recurrir al consulado de México en California y hacer el trámite correspondiente.
 
Cabe mencionar que Orea le comentó al joven, que aunque han pasado cuatro años aún es posible emprender alguna acción legal y que él tiene derecho a que le reparen el daño que se le acusó. Raúl dice que está de acuerdo, pero que no le interesa obtener algún beneficio económico, sino que se haga justicia.
 
“No quiero dinero solo quiero que se haga justicia y lo metan a la cárcel porque seguirá haciendo esto, seguirá haciéndolo a otros jóvenes de 15 años y no puede ser”, respondió el joven.
 
Con la revelación de Raúl suman tres los casos de presuntos abusos sexuales cometidos por el diputado federal que han trascendido públicamente. En todos existen coincidencias respecto al modus operandi.
 
El primer caso – que dio paso a la detención por algunas horas del legislador – ocurrió la madrugada del pasado 21 de abril, cuando un joven de 15 años denunció a policías capitalinos que había sufrido un abuso sexual dentro del Hotel Exe Cities, ubicado en la llamada “Zona Rosa” de la Ciudad de México.
 
El menor narró que colaboraba con Huerta porque le había ofrecido un puesto de trabajo en su equipo y porque le prometió que le ayudaría a costear sus estudios universitarios. El adolescente declaró que el día de los hechos, el diputado le compartió una bebida que le hizo sentirse mal, y aprovechando esa situación lo llevó a un hotel en la “zona rosa” donde consumó el abuso.
 
Pese a ser detenido en el cuarto de hotel, la Fiscalía capitalina tuvo que liberar horas más tarde a Huerta Corona luego de que sus abogados argumentaron que contaba con el fuero constitucional por tratarse de un diputado federal. Así se hizo, aunque la indagatoria continúa.
 
Un día después la periodista Azucena Uresti reveló en su noticiero un segundo caso ocurrido en septiembre del año pasado y en el que, con un modus operandi similar, un menor de edad sufrió un presunto intento de abuso de parte del legislador.
 
La víctima con el seudónimo de “Ernesto”, narró que vino a México a invitación del legislador, quien prometió enseñarle cómo funcionaba el Congreso. Tras salir de la Cámara de Diputados el legislador lo llevó a un bar cerca del Monumento a la Revolución, donde le dieron una bebida que tras ingerirla le causó un mareo.
Ernesto añadió que el legislador lo llevó a un hotel para que descansara, pero se sorprendió cuando eligió la misma habitación para ambos. Después Huerta se metió al baño y salió desnudo. Cuando intentó abrazarlo el joven le tiró un golpe y se fue de la habitación.
 
“Yo no soy el único que ha pasado por esto. Hay otros chicos que han pasado por esto y lo han sufrido… espero que se haga justicia y que este tipo de” dijo Ernesto.
 
La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México continúa con la integración de la carpeta de investigación por abuso sexual agravado en contra del legislador Saúl Huerta Corona. De acuerdo con autoridades ministeriales, el hecho de que fuera liberado no afecta el desarrollo de la indagatoria.
 
Explicaron que, por el momento, las diligencias siguen con el levantamiento de testimonios que se consideran claves, entre ellos el del personal del hotel donde ocurrieron los hechos. Se han recabado además los videos de cámaras de seguridad del establecimiento y de las calles aledañas.
 
De forma paralela la víctima de 15 años continúa recibiendo asesoría especializada y peritos se le practican las evaluaciones psicosociales correspondientes para certificar las afectaciones. También recibirá apoyo de las áreas de atención a víctimas.
 
Fuente: Animal Político