Estados Unidos y China, que se oponen en múltiples frentes, se dijeron comprometidos para “cooperar” en materia de cambio climático, antes de la cumbre organizada por Joe Biden para abordar el problema.

Ambos países “están comprometidos a cooperar entre sí y con otros países para abordar la crisis climática con la seriedad y urgencia que exige”, indicaron en un comunicado firmado por el enviado estadunidense para el clima, John Kerry, y su par chino, Xie Zhenhua.

Los dos países dijeron estar “esperando ansiosamente” la cumbre ambiental virtual, organizada por Biden entre el próximo jueves y viernes, aunque el texto no dice si el presidente chino, Xi Jinping, asistirá a la cita.

El presidente demócrata invitó a 40 líderes mundiales a esta reunión de rara magnitud para un presidente en el poder desde hace solo tres meses atrás. Plan contra crisis climática de EU prevé la cooperación con China La administración estadunidense abrirá la reunión revelando lo que ha anunciado como un nuevo plan de ambiciosos objetivos para la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero. Mientras tanto, exhibe una línea común con su gran rival chino.

El texto publicado hoy enumera las múltiples vías de cooperación entre las dos economías más grandes del mundo, que juntas representan casi la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero, responsables de la crisis climática. Washington y Pekín manifiestan “el fortalecimiento de sus respectivas acciones y cooperación en procesos multilaterales, incluyendo la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático y el Acuerdo de París”. Kerry, ex jefe de la diplomacia estadunidense, fue el primer funcionario de la administración del presidente Biden en visitar China, lo que abre una esperanza de que las dos partes puedan trabajar juntas en el desafío global, pese a las altísimas tensiones en otros frentes.

Los principales puntos de fricción son la política china en Hong Kong y el trato a los uigures en la región de Xinjiang, que han generado críticas estadunidenses que Pekín denuncia como intentos de interferir en sus asuntos internos. También figura entre ellos la guerra comercial o la cuestión de Taiwán.

Desde su primer día en la Oficina Oval, Joe Biden dispuso el regreso de Estados Unidos al Acuerdo de París, revirtiendo la decisión de abandonarlo de su predecesor, Donald Trump, un escéptico del cambio climático. El acuerdo de París de 2015, que Kerry negoció cuando era secretario de Estado, comprometió a las naciones a tomar medidas para mantener los aumentos de temperatura en no más de dos grados centígrados por encima de los niveles preindustriales.