Ante las medidas de castigo que Washington impuso a Rusia, este país respondió ayer con una serie de sanciones y prohibiciones contra altos cargos del gobierno estadounidense, aunque declaró abierta a la idea de una cumbre entre Vladimir Putin y Joe Biden.

EU deploró la “lamentable escalada”, tras estas acciones. Estas medidas restrictivas se producen en el momento en que las relaciones entre ambas potencias ha continuado empeorando, ante las acusaciones por parte de Washington de injerencia rusa en las presidenciales estadounidenses y una situación cada vez más tensa en el este de Ucrania. Washington anunció el jueves una nueva serie de sanciones a Rusia.

Serguéi Lavrov ministro de Relaciones Exteriores,  anunció ayer la expulsión de 10 diplomáticos estadounidenses, prohibió la entrada a Rusia al responsable de la agencia federal de prisiones estadounidense y a dos ex altos cargos de la administración de Donald Trump: el exconsejero de Seguridad Nacional y el exdirector de la CIA.

Lavrov recomendó al embajador de Estados Unidos en Moscú, John Sullivan, que regrese a Washington para que realice “unas consultas serias y en profundidad”.

Mediante un comunicado, Sullivan mencionó: “No hemos recibido ninguna correspondencia diplomática oficial con los detalles de las decisiones del gobierno ruso contra diplomáticos de Estados Unidos en Rusia”.

Entre otras medidas, Moscú también anunció la expulsión de cinco diplomáticos polacos y dijo que mantenía en la reserva “algunas medidas dolorosas” para las empresas de EU. el Kremlin valoró de manera “positiva” la llamada de Biden a una “desescalada”, aunque calificó ocmo inaceptables las sanciones por parte de los Estados Unidos.