Decenas de bolivianos tuvieron la iniciativa de limpiar la basura y plásticos que cubren una parte del lago Uru Uru en un intento de enfrentar la contaminación a la que está expuesto desde hace casi diez años.
 
El lago Uru Uru muy cercano al departamento de Oruro, a unos 200 kilómetros de La Paz, donde llegaron 500 policías, trabajadores de la alcaldía, vecinos y voluntarios para recoger la basura con palos y otras herramientas de trabajo.
 
“Me siento feliz, contenta de que realmente la población esté respondiendo al llamado, al auxilio de nuestro lago Uru Uru”, expresó a medio informativo, una mujer vecina del lago.
 
Adhemar Wilcarani Morales, alcalde electo de Oruro, encabezó la jornada y explicó que aún es una “limpieza superficial”. “Más adelante haremos un plan de mitigación ambiental para recuperar el lago Uru Uru”, aseguró.
 
Por su parte la autoridad explicó que en el sector que iniciaron la limpieza alguna vez “tuvo un espejo de agua de 1,5 metros de profundidad. Ahora apenas tiene 20 centímetros”.
 
El coronel policía de Oruro, Alex Alfaro, explicó que se espera recoger más de diez toneladas de basura con la ayuda de volquetas y tractores.
 
Hace dos semanas se denunció que la basura y plásticos del lago cubrían al menos un kilómetro de su cuerpo de agua.
 
El lago Uru Uru, un afluente milenario a 3,700 metros sobre el nivel del mar, tiene aproximadamente 21 kilómetros de longitud y entre 120 y 224 kilómetros de superficie.
 
“Es muy importante esta limpieza, pero todavía faltan muchas más acciones”, explicó a la AP Limbert Sánchez, responsable de comunicación del Centro de Ecología y Pueblos Andinos (CEPA) y la escuela de líderes ambientales.
 
La contaminación del lago es preocupante porque aparte de la basura también desembocan aguas residuales de la ciudad vecina de Oruro, deshechos de empresas mineras pequeñas y está siendo afectado por una fuerte sequía.
 
En el agua también se encontraron minerales pesados como zinc, arsénico y cadmio con niveles superiores a los permitidos por las leyes ambientales.
 
 
El alcalde electo adelantó que tienen como “tarea urgente el proyecto de una planta de residuos sólidos para recuperar el agua y vamos a tener que recurrir a la comunidad internacional”.
 
 
“Todos estamos unidos para recuperar nuestro laguito”, agregó.