Han circulado diversas noticias sobre que algunos meteoritos podrían impactar contra la Tierra; sin embargo, esa información ha sido falsa. Pero actualmente nuevas observaciones al asteroide Apophis indican que presenta un ligero riesgo de choque contra el planeta en 2068.

La Agencia Espacial Europea (ESA) estima que el asteroide Apophis mide unos 350 metros de ancho, equivalente a la longitud de tres campos de fútbol. Este cuerpo celeste ha preocupado a los astrónomos ya que han tratado de precisar su órbita precisa y la posibilidad de cualquier impacto futuro.

En 2004 fue detectado, y los astrónomos señalaron que el asteroide Apophis tenía dos posibilidades de impacto en 2029 y 2036, pero las observaciones adicionales descartaron ambas probabilidades.

Actualmente, quedaba una pequeña posibilidad de impacto del asteroide en 2068, pero en últimas observaciones el Complejo de Comunicaciones del Espacio Profundo Goldstone de la NASA en California y el Observatorio Green Bank de Virginia Occidental pudieron descartar cualquier impacto de un asteroide durante al menos 100 años

Estas observaciones recientes fueron posibles cuando el asteroide tuvo una aproximación, pasando por la Tierra a una distancia de aproximadamente 17 millones de kilómetros. Los astrónomos informan que es difícil determinar las trayectorias de objetos pequeños como los asteroides ya que a medida que pasan por objetos masivos con enormes fuerzas gravitacionales, su trayectoria se altera.

En 2029 el asteroide Apophis pasará por la Tierra a menos de 35 mil kilómetros de distancia

Antes de que se tomaran las últimas mediciones de radar del asteroide Apophis, su órbita se entendía con suficiente precisión para predecir una serie de aproximaciones cercanas seguras en las próximas décadas.

El 13 de abril de 2029, el asteroide Apophis pasará por la Tierra a menos de 35 mil kilómetros de distancia, por lo que será visible a simple vista. A esta distancia, la gravedad de la Tierra tendrá un impacto notable en esta roca espacial, lo que alterará su trayectoria y amplificará la incertidumbre en su órbita y en posibles impactos futuros.

Lo que no se sabía anteriormente es si su paso cerca de la Tierra en 2029 alteraría la órbita de Apophis de forma que podría provocar una colisión con el planeta en una órbita futura del asteroide alrededor del Sol.