Prevenir, atender y eliminar son los tres pasos de una estrategia integral para generar una cultura en contra de la violencia de género en la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMex), explicó la aspirante a Rectora de esta casa de estudios, Yolanda Ballesteros Sentíes, quien subrayó la importancia de tratar el tema con la sensibilidad y la energía que se requieren, principalmente tratando de ponerse en los zapatos de todas aquellas universitarias y universitarios que en algún momento hayan sentido vulnerada o violentada su integridad física o moral.

La política institucional Integral, dijo, contempla en principio la prevención, que implica una educación en la igualdad y una cultura de inclusión, que considere no solamente al estudiantado, sino al personal docente y administrativo, que requiere comprender la necesidad de una convivencia sana y respetuosa. Esto será a través de proyectos específicos y proponiendo una asignatura que sensibilice y fomente la cultura del respeto entre todos.

En este sentido, y dentro de la política mencionada, Ballesteros Sentíes explicó que, como Rectora de la autónoma mexiquense, pondrá en marcha una unidad de atención integral que deberá atender cada caso de manera especial con orientación jurídica y canalización médica o psicológica si es el caso, y que tendrá como prioridad el profesionalismo, discreción y sobre todo, recalcó, la atención inmediata para que de esta forma, universitarias y universitarios se sientan seguros dentro de su casa de estudios y se fortalezca la cultura de la denuncia, que sólo con respuestas inmediatas podrá llevarse a cabo.

En este sentido, enfatizó que la cultura de la denuncia no puede fomentarse sin la certeza de que las personas afectadas encontrarán esa atención inmediata y podrán acudir con la confianza necesaria en que su institución será refugio seguro para las y los universitarios, es decir, una auténtica “madre del alma o “alma mater.

Como tercer punto de la mencionada política institucional, está eliminar la violencia de género con cero tolerancias a quienes agredan a universitarias o universitarios. Cualquier manifestación de ese tipo, reiteró, es contraria a todos los principios universitarios, y amerita cero tolerancia, que se refiere a la estricta e inmediata aplicación del Estatuto universitario y desde luego a facilitar la labor de la justicia.

El artículo Tercero constitucional, explicó, establece y reconoce la autonomía para las instituciones de educación superior, misma que contempla la plena capacidad jurídica, además de la libertad de cátedra, de investigación y de expresión, entre otras,  por lo que la UAEM tiene la responsabilidad de cumplir lo establecido en su propia norma, considerando que el Estatuto de la Autónoma mexiquense especifica en su capítulo siete que son causales de faltas a la responsabilidad universitaria dañar física, moral o patrimonialmente a la universidad o a  cualquier integrante de la comunidad universitaria.

La cero tolerancia se infiere desde la norma universitaria, que indica que las y los universitarios responsables de dañar a otros, serán acreedores a la suspensión o cancelación de los derechos escolares o la inhabilitación, según lo establecen los artículos 46 y 47 del ya mencionado Estatuto, así como a la sujeción de las leyes jurídicas correspondientes.

En la institución debe prevalecer la cultura del respeto, aseveró Ballesteros Sentíes, pero, sobre todo, es necesario frenar cualquier manifestación de acoso, situación que, por desgracia, ha sido vivida en mayor o menor medida, por la gran mayoría de las mujeres en algún momento de sus vidas, por lo que, recalcó, es necesario priorizar la premisa del “yo sí te creo” ante todas las denuncias.