María Eugenia Campos Galván, se presentó ante el Instituto Estatal Electoral para registrarse como candidata a la gubernatura del estado de Chihuahua y lo hizo acompañada de los presidentes nacionales del Partido Acción Nacional.

Cuestionó los resultados en materia de economía y seguridad de los gobiernos federal y estatal en Chihuahua y tomó el ejemplo de Silvia, una mujer de Granjas Cerro Grande que se benefició de las políticas y acciones del gobierno que encabezó en la capital de Chihuahua.

“En Chihuahua se sienten los problemas causados por la indiferencia y las omisiones gubernamentales y la traición a los intereses de los chihuahuenses que necesitan la protección de aquellos que los juraron proteger”.

Maru envío un mensaje de unidad sin límites ni regionalismos, asegurando que en los 67 municipios hay un dolor que se debe combatir, pero sobre todo que se puede evitar.

“Que la política no debe ser una tarea de ambición y de odio, sino un ejercicio de profunda caridad para que el prójimo no deba padecer de la miseria”.

Enfatizó la necesidad de generar un entorno solidario y combatir a los populismos que han demostrado limitada capacidad en el ejercicio de los gobiernos, además de la generación de odios.

“Defenderé a chihuahua de la calumnia y de la indolencia. Ni siquiera esos que buscan el odio y la división van a poder parar este proyecto”, externó Maru, quien aseguró que luego de seis años rendirá frutos a la altura de la necesidad de los chihuahuenses.