• Con el periodo vacacional de Semana Santa prácticamente a la vuelta de la esquina, el tema prioritario en el país sigue siendo el coronavirus.

El titular de la Secretaría de Salud, Jorge Alcocer Varela, le asiste la razón cuando afirma que los números de contagios y fallecimientos por COVID19 en México han ido a la baja durante siete semanas consecutivas, pero la realidad es que las estadísticas no dan para echar las campanas al vuelo y a este factor también hay que considerar que la vacunación en nuestro país va a pasos sumamente lentos.

Además, las imágenes de que en varias ciudades la población ya está relajando las medidas de protección más allá de que la autoridad federal todavía nos muestra un mapa en el que el color predominante es el naranja.

Y bajo este contexto, vale la pena retomar las palabras del gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, quien ayer por la tarde insistió en que para controlar la pandemia se requiere de una serie de acciones colectivas en las que se vuelve imperativa la colaboración y la intervención de todos.

Y cuando el mandatario guerrerense dice “todos” se está refiriendo a los funcionarios de los tres niveles de gobierno, a los prestadores de servicios turísticos, a los visitantes y a los residentes , a quienes invitó a consolidar un frente común contra el COVID19 manteniendo todas las medidas sanitarias, como lo son el uso obligatorio del cubrebocas, la sana distancia y una higiene constante de manos, porque de no respetar los protocolos y las medidas sanitarias los contagios se van a volver a disparar.

Y bajo el mismo tenor, el Secretario General de Gobierno del Estado de México, Ernesto Nemer Álvarez, también insistió para que todos los mexiquenses comprendan que en estos momentos a lo único que se pueden apegar, sobre todo aquellas entidades que presumen la mayor cantidad de contagios, es a una transición gradual hacia la normalidad.