El turismo se vio afectado por la pandemia por Covid-19, por ende, la economía sufrió un gran golpe. La única motivación actualmente podría ser la reconsideración de estos sectores en muchos especializados.

Es por ello que se consideran ciertos puntos a tener en cuenta con su correspondiente influencia, y al tomar sólo algunos de ellos apreciamos un cambio radical.

  • En primer lugar, pese al deseo humano de volver a sociabilizar, el trabajo a distancia será primordial. Por tanto, los expertos prevén que seguiremos laborando en línea desde las casas, cada vez más adaptadas a dichas necesidades.
  • De ahí que consideren para las futuras reuniones, al margen de la desaparición de la pandemia, lugares divertidos y diferente cada mes para satisfacer el deseo de sociabilizar, pero sosteniendo el teletrabajo.
  • Se crearán a esos efectos múltiples espacios para grandes juntas digitales con todas las soluciones a la mano (pensar en la tecnología 5G de comunicaciones móviles).
  • Cada día aparecerán más asistentes digitales.
  • Las grandes corporaciones serán recordadas, mientras los hoteles de trabajo desaparecen en 50 por ciento, con la disipación de los viajes de congresos y reuniones, tal como se les recuerda.
  • El turismo de trabajo desaparece prácticamente, y las llamadas se transforman en video-llamadas, por tanto, las juntas internacionales pasarán a Juntas en línea.
  • Los grandes congresos entonces son sustituidos por sistemas tecnológicos y las presentaciones de productos llegarán de manera digital.
  • Las casas más tecnológicas, la productividad se revisa en diferentes plataformas para medir resultados, todo lo repetitivo se vuelve virtual, y las empresas que no inviertan al menos 10 por ciento en nuevas tecnologías desaparecerán.

Sin embargo, los entendidos británicos adelantan el regreso del turismo por entretenimiento, fortaleciendo mucha la tecnología, en cuanto a operación y compra, cuando la gente apreciará más que nunca visitar lugares naturales y aislados.

De tal manera, el Planeta se verá obligado a innumerables cambios laborales, financieros y económico-comerciales que quedarán para un futuro, en algún momento apreciado como de ciencia ficción.