Tras sus primeras horas, el robot ya tiene una gran cantidad de datos en sus bancos de memoria que se están transfiriendo gradualmente a la Tierra.

El Perseverance se posicionó en un cráter marciano casi ecuatorial conocido como Jezero, donde buscará signos de vida microbiana pasada.
Adam Steltzer, el ingeniero jefe del robot, dijo que la foto del descenso del Perseverance se convertiría en una imagen icónica en la historia de la exploración espacial.

El equipo científico estaba ansioso por comenzar a explorar el cráter, dijo la científica adjunta del proyecto, Katie Stack Morgan. Incluso ahora, con solo este primer grupo limitado de imágenes, hay rocas fascinantes para analizar, dijo a los periodistas.
“Estamos seleccionando diferentes colores, tonos y texturas para tratar de averiguar qué podrían representar estas rocas y qué proceso de depósito podrían haber tenido estas rocas en la superficie de Marte”, explicó.