El punto fino – ¡Ya chole!

 

 

 

José Alberto González Aguilar

@Tobetogonzalez

 

Inadmisible y agraviante resultó la mañanera del 18 de Febrero, tal vez el Presidente López Obrador no ha dimensionado el peso de sus palabras y el dolor que causa a millones de mexicanas y mexicanos, la falta de empatía del habitante del palacio, es ya alarmante, pero más alarmante es la manera en que distorsiona la realidad y protege un legado al que no se le ven pies ni cabeza. Se respira en el ambiente un aroma a revancha que a nadie beneficia.

El ya chole que hoy se vuelve estandarte de hartazgo ante la indolencia de un gobierno que minimiza el dolor y no se conduele con quienes han vivido violencia y no han recibido la justicia a la que tienen derecho, y esa reflexión de la jerga cotidiana, que llama a no molestar más, nos invita a reflexionar acuciosamente qué está pasando en estos momentos en nuestro país. Y si, como lo dice el titular del Ejecutivo Federal, ¡ya chole!.

¡Ya chole! de funcionarios corruptos e improvisados, y mire que hay bastantes.

¡Ya chole! de atentar contra la democracia y las instituciones que han costado años de luchas.

¡Ya chole! de asignaciones directas en los contratos gubernamentales, gobierna acompañado de una rampante opacidad.

¡Ya chole! de lucrar con la esperanza y la necesidad, pocos olvidaran el pésimo manejo de la pandemia y el teatro que ha montado en la compra y aplicación de las vacunas, al tiempo, al tiempo.

¡Ya chole! de no atender las prioridades nacionales, es ofensivo su desdén a la ciencia y a quienes piensan diferente a su llamada transformación.

¡Ya chole! de proyectos faraónicos sin llenadera, serán símbolos de un gobierno pasmado y corrupto.

¡Ya chole! de mentir todas las mañanas, van más de 2500 aseveraciones falsas en sus mañaneras.

¡Ya chole! de escatimar recursos para los niños con cáncer, y para mexicanos enfermos de padecimientos que no pueden esperar.

¡Ya chole! de escudar los yerros propios con culpas al pasado, un pasado que hoy hace que palidezca su gobierno.

¡Ya chole! de defender a incompetentes, aliados y familiares, y mire que son varios.

¡Ya chole! de engaños e ilusiones, México se cansa más cada día que pasa, y estamos viviendo una crisis de proporciones dramáticas.

¡Ya chole! de confrontar y dividir, esa técnica ya se le está desgastando, ya lo conocemos más y no nos sorprende su retórica en el discurso.

¡Ya chole! de proteger a impresentables, usted bien sabe quienes son, si los mencionamos se acaba el espacio de este artículo.

¡Ya chole! de nulos resultados, o acaso si tiene algo que preusmir.

¡Ya chole! de minimizar las causas justas, la de las mujeres, por ejemplo, ni que decir de los profesionales de la salud.

¡Ya chole! de no entrarle a los temas complicados. En serio, le tomamos la palabra; ¡Ya chole! ya estamos más que cansados.

¡Ya chole Presidente, deje de sembrar encono y concéntrese en los temas relevantes que están agobiando a nuestra querida Nación, urge que atienda a este país, para bien o para mal aún le faltan 3 años y medio a su gobierno, y hay temas que no admiten ya ser postergados, entiéndalo y atiéndalos. Es su obligación.

El punto fino es: Le tomamos la palabra ya estuvo bueno, póngase a trabajar.