La gran mayoría de los residentes de una estación de esquí de Ischgl, en Austria, han logrado mantener la inmunidad contra el coronavirus, luego de ocho meses de contagiarse por covid-19, dijo un grupo de científicos que han desarrollado un estudio sobre ese lugar, el cual fue consignado como el peor brote de la pandemia cuando se detectó.

La Agencia Austriaca para la Seguridad y la Salud Alimentaria (AGES, por su sigla de origen) cree que el brote de Ischgl, en el que se infectaron miles de personas de toda Europa, comenzó en febrero del año pasado, antes de que se detectaran los primeros casos en Austria.

También sugiere que la inmunidad de rebaño empieza a funcionar antes de lo que muchos han sugerido, ya que Ischgl tuvo una segunda oleada de infecciones en noviembre mucho menor que las de otras ciudades comparables de la región.