Perseverance, llegará al tramo final de su viaje de siete meses desde la Tierra con un intento de aterrizaje el jueves en un antiguo lecho de un lago, donde los científicos esperan encontrar signos de vida microbiana fosilizada.

Es importante mencionar, que el laboratorio de astrobiología más avanzado que jamás haya volado a otro mundo, se dirigía a un aterrizaje autoguiado dentro de una vasta cuenca rocosa llamada Cráter Jezero, en el borde de un delta fluvial remanente tallado en el planeta rojo hace miles de millones de años.

Los ingenieros del Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA, esperan recibir la confirmación del aterrizaje y una posible primera imagen del rover, después de su llegada prevista para las 20:51.

La nave espacial debe ejecutar perfecta y rápidamente una compleja serie de maniobras autoguiadas para frenar su descenso, evitar los innumerables peligros de la superficie y plantarse suavemente sobre sus seis ruedas.

El proceso incluye un despliegue de paracaídas a velocidad supersónica y una “grúa de cielo” propulsada por un cohete, diseñada para separarse de la cápsula de entrada, volar hasta un lugar de aterrizaje seguro y bajar el rover con correas.