La crisis económica, de salud, la inseguridad y ahora la restricción de horario han puesto en riesgo a pequeños negocios, los cuales provocaron que las ventas en los comercios pequeños bajaran hasta un 50 %.

Esto fue un golpe duro para este sector, porque vienen arrastrando una situación financiera complicada desde el año pasado.

Armando Reyes Sías, presidente local del CANACOPE, lamentó que la pandemia por el Covid-19 ha lastimado mucho a los negocios pequeños, principalmente porque muchos son atendidos por adultos mayores, quienes en su gran mayoría decidieron cerrar sus puertas por temor a ser contagiados.

Varios comerciantes reportan que carecen de liquidez para surtir de mercancía sus negocios, así como para sostenerlos; asimismo, los altos costos en los servicios que tienen que pagar mensualmente, como el de energía eléctrica, les ha venido a repercutir gravemente.

De igual forma, el empresario advirtió que la crisis económica, de salud y la inseguridad ponen en riesgo a por lo menos 100 negocios que están prácticamente a nada de cerrar sus puertas o declararse en quiebra.