Coahuila como la teoría de Darwin

Por: Guillermo Robles Ramírez / Intersip

Mientras que la tendencia en el mundo es en la búsqueda de las energías limpias, para poder combatir el cambio climático y poder limitar sus efectos negativos que han generado pérdidas en la vida de fauna, flora natural y no se diga el daño en la agricultura y ganadería en donde evidentemente los quebrantos en las económicas comerciales y familias que viven del campo se ven muy afectados por continuar una vida sostenible.

Y en el gobierno federal lopezobradorista se empeñan, en ir contracorriente en todo, no siendo la excepción en el tema energético. Una obsesión de traer el pasado al presente, es su única motivación, porque la iniciativa de la Secretaría de Energía, es más que la mismísima propuesta de AMLO, que solo se lo turnó a una dependencia para que no se diga que en México no es una dictadura, está pensada en algo que en su momento hubiera sido bueno en la década del 70.

En los últimos dos años México bajó del lugar 8 hasta al 51 en ranking de países desarrollados en la transición de energía renovables o limpia, lo anterior de acuerdo al reporte Climatescope 2020 de BloombergNEF.

La hegemonía de la energía eléctrica en México, es un surrealismo de AMLO, porque es imposible recuperar más de 50 años en infraestructura de la Comisión Federal de Electricidad, para actualizarlo en tecnología y/o modernizarlo cuando por años se dejó en abandono teniendo como consecuencia una CFE con capacidad para dotar de energía eléctrica al país. Además, que el costo de la luz para particulares se elevaría hasta los cielos y sin mencionar las miles de familias en área rural que carecen de electrificación.

Mientras el mundo voltea a ver las energías limpias, México da marcha atrás en busca de dañar, contaminar, y encarecer la energía eléctrica con el monopolio de una sola empresa y los combustibles con la explotación de recursos fósiles.

Los mexicanos tendrán que rezar mucho a la Virgen de Guadalupe, para que nos protejan ante la visión retrógrada que mantiene López Obrador, así como el partido Morena, en donde ya en sí anunciado la dirección que tomará México en el rubro de energía ya está perdiendo competitividad internacional y falta de interés de la inversión extranjera. Lo anterior sin mencionar las demandas de contratos ya establecidos a nivel internacional, porque esta reforma eléctrica, vencerá su primer obstáculo interpuesto por la Suprema Corte de Justicia, al declarar la semana pasada que la política energética de la actual administración obstaculiza la competencia económica y beneficia indebidamente a la CFE.

En contraparte a las ideas retrogradas de “El Peje”, el Gobernador de Coahuila, Ing. Miguel Ángel Riquelme Solís, ha colocado a los coahuilenses en una posición destacable con proyectos de recursos naturales para el desarrollo de energía renovables y sustentables.

Tan solo en el sector eólico, gracias al esfuerzo de Riquelme Solís, Coahuila tiene el 13 por ciento del potencial del país, que se traduce en 23 gigavatios de capacidad instable. La empresa Enel Green Power construyó cuatro parques eólicos en la cabecera municipal de Acuña, Coahuila; instalando 550 megavatios más ubicando a la Región Norte-Cinco Manantiales como el más grande del país.

Y desde el comienzo de la Administración de Miguel Riquelme Solís, ha hecho una gran promoción para empresas del sector hidrocarburos, de energías renovables, y otras alineadas a la industria de energía para Coahuila.

Tan solo el año 2020 se sumaron 11 proyectos de energías renovables autorizados por la Comisión Reguladora de Energía, siendo dos eólicos y el resto solares. Gracias a ello colocó a Coahuila como uno de los principales destinos de inversión en México en el sector de energías renovables, ya que la Entidad cuenta con altos niveles de irradiación solar para proyectos fotovoltaicos y corrientes de viento para los proyectos eólicos. Lo anterior con una inversión inicial de 1,662 millones de dólares.

Así como existe en Coahuila, este tipo de proyectos también los hay en otras entidades federativas, que además de inyectar dinero a nuestro país, genera empleo y los consumidores se benefician no solo por tener un menor costo de luz, sino también en productos.

La teoría de la evolución de Darwin, no solo aplica sobre los seres vivos, sino también en un todo como es en una economía abierta internacionalmente, en donde solamente quienes se adaptan no solo sobreviven, sino son mejores. Sería devastador que México, volviera a una economía ensimismado en donde se puede crear su propia fluctuación a su favor. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018, finalista en Excelencia Periodística 2018 representando a México).

Coahuila como la teoría de Darwin