El Observatorio Nacional Ciudadano de Seguridad, Justicia y Legalidad (ONC) y la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX), con la asistencia técnica de la Agregaduría de Seguridad Interior de la Embajada de Francia y el apoyo de la Fundación Naumann, presentaron el Reporte del acompañamiento ciudadano a la Estrategia contra los homicidios dolosos en Ciudad de México.

Dicha estrategia consiste en la creación de las Unidades Criminalísticas de Proximidad (UCP) integradas por Policías de Investigación, Agentes del Ministerio Público y Peritos que actúan de forma coordinada con la intención de optimizar la investigación inicial de los homicidios dolosos aprovechando lo previsto en el Código Nacional de Procedimientos Penales.

De esta manera, las células UCP se hacen responsables de la investigación del homicidio desde la noticia criminal hasta la presentación del caso en los tribunales, con lo que se pretende incrementar a corto plazo la capacidad de respuesta de la Fiscalía y por ende, aumentar la cantidad de carpetas de investigación judicializadas y como objetivo de largo alcance, reducir la impunidad y disuadir la comisión de esta conducta.

Cabe señalar que actualmente ya funcionan dos UCP ubicadas en el oriente y el norte de la Ciudad de México. Mientras que otras tres localizadas en el sur, poniente y centro de la capital del país se encuentran en proceso de transición para la adopción plena de este modelo.

Durante la presentación de este Reporte, el director general del ONC, Francisco Rivas, explicó que desde 2011 este delito venía en aumento en la capital del país, siendo 2019 el año con la mayor tasa de homicidios dolosos. Por lo que se trabajó con la FGJCDMX en la puesta en marcha de las UCP desde finales de ese año.

Aseguró que antes de la implementación de las Unidades Criminalísticas de Proximidad, era común que al investigar un homicidio doloso, el personal pericial y los policías de investigación trabajaban de manera desarticulada e ineficiente, por lo que era difícil esclarecer los hechos.

El director general del Observatorio Nacional Ciudadano destacó el acompañamiento que se le dio a la Fiscalía General de Justicia para documentar diversos factores institucionales que impedían la adecuada investigación del homicidio doloso como la interrupción y ruptura de flujos de información, entre otros. Además de la capacitación que se brindó a los elementos de las UCP en función de las necesidades identificadas.

En ese sentido, la Fiscal Ernestina Godoy, sostuvo que las Unidades Criminalísticas de Proximidad son un paso muy importante en la consolidación de la nueva Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, por lo que serán las encargadas de investigar los feminicidios en la capital del país ya que materializan, dijo, una de las ideas fundamentales que se proponen en la transición: impulsar que nuestra Policía de Investigación asuma un papel central en el esclarecimiento de los delitos y se conviertan en verdaderos detectives.

Reconoció la participación de la Agregaduría de Seguridad Interior de la Embajada de Francia en México como pieza clave en el desarrollo del modelo UCP. “Comisarios de la Policía Francesa han trabajado personalmente con la Fiscalía para proponer este nuevo modelo de trabajo, adaptado a la realidad de nuestra ciudad”, señaló.

Asimismo, destacó que el Observatorio Nacional Ciudadano ha sido “un gran aliado” en el proceso de implementación de las UCP. Ellos, indicó, incorporaron la visión de la sociedad civil, desde una perspectiva constructiva y propositiva.

“El trabajo del ONC ha ayudado a que las decisiones durante el desarrollo de la estrategia tengan un sustento más sólido, sentando las bases de una política pública gradual y sostenible”, puntualizó.

Mientras que el Embajador de Francia en México, Jean-Pierre Asvazadourian, afirmó que esta es una iniciativa sin precedentes para fortalecer el Estado de Derecho en México, que comenzó con reuniones entre diversos actores “impulsados por su deseo de hacer más rápida y eficaz la justicia en la capital”.

Al respecto el Director Regional para América Latina de la Fundación Friedrich Naumann, Siegfried Herzog, señaló que la conformación de las UCP son un avance para la calidad institucional y las capacidades de los agentes de investigación. Por ello, resaltó la importancia de apoyar este tipo de iniciativas centradas en los operadores.

La Presidenta de la Comisión Técnica para la Transición de la Procuraduría General de Justicia de la CDMX a la FGJCDMX, Dra. Ana Laura Magaloni, consideró que la transformación que vive la Fiscalía capitalina en su forma de investigar, debería moverse al resto de las fiscalías en el resto del país.

“Sin duda el cambio más rudo que tiene que hacer una fiscalía, es un cambio cultural. Vivimos décadas en las que cada uno de sus funcionarios tenían otro papel y realizaban otras funciones. Redefinir sus roles y ponernos a trabajar de forma distinta, claro que va llevarse un proceso largo y complejo. Y va tener altas y bajas, éxitos y fracasos, pero no podemos cejar en que este es el camino hacia una fiscalía que le da acceso a la justicia a las víctimas”, puntualizó.

Debido a que la estrategia tiene un alto potencial para ser un referente para la investigación de otros delitos en la Ciudad de México, y como un modelo que pueda reproducirse a nivel regional y nacional; en el reporte realizado por el Observatorio Nacional Ciudadano se establecen 10 recomendaciones para consolidar la Estrategia contra los homicidios dolosos:

  1. Incorporar un esfuerzo adicional de los policías de investigación y de los MP para explorar, confirmar o refutar líneas alternativas de investigación, centradas principalmente en el contexto de la víctima y en el uso eficiente de los datos periciales.
  2. Garantizar la coordinación entre la UCP y la Fiscalía Especializada en la Investigación Estratégica del Homicidio.
  3. Amplificar las tareas de seguimiento a las carpetas de investigación generadas en las unidades criminalísticas de proximidad, especialmente en las etapas de admisión judicial, litigio y sentencia.
  4. Paciencia, supervisión interna y apoyo presupuestal para perseverar en el esfuerzo, que es condición indispensable para aspirar al objetivo de largo plazo de reducir la impunidad. En particular, el incremento del presupuesto debe enfocarse en los recursos humanos y equipamiento de las UCP.
  5. Replantear la pertinencia de seguir solicitando exámenes periciales que consumen recursos institucionales, pero que no resultan útiles ni para el esclarecimiento de los hechos, ni para su posible ventilación en un juicio.
  6. Fortalecer la capacidad y las áreas de interacción entre el personal de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y policías de investigación, sobre todo durante los minutos cruciales tras la ocurrencia del homicidio.
  7. Establecer un sistema métrico de desempeño que incluya la relación entre esfuerzo y resultados.
  8. Definición de un modelo de inteligencia criminal que permita optimizar los datos actualmente disponibles en las bases de datos institucionales de la FGJCDMX, a fin de identificar patrones en los antecedentes criminales de las personas involucradas en los homicidios dolosos sujetos a investigación en las unidades criminalísticas de proximidad.
  9. Mejorar el sistema de ascensos y recompensas como parte de un servicio civil de carrera, donde los puestos de más alto mando y jerarquía dependen de designaciones directas.
  10. Documentar las buenas prácticas de investigación criminal y difundirlas en la Conferencia Nacional de Procuración de Justicia.