—Se olvidaron de invertir en los mercados municipales de Toluca –lamenta Reme y compara- mientras los supermercados y plazas comerciales crecen como hongos, les meten mucho dinero y mucha publicidad, aunque no siempre son la mejor opción para ir de compras.

Los tianguis y mercados son más que una costumbre, son parte de la cultura y una forma de vida de los mexicanos.

—Con puras manitas de gato, nuestros mercados se rezagan –evalúa la comerciante y argumenta- a veces, ya la manita de gato no alcanza para cubrir desperfectos, insuficiencias e imagen deplorable. Las políticas y políticos viven de puros dedazos pero los mercados y los comerciantes no podemos vivir de puras manitas de gato.

Los tianguis y mercados debieran ser revalorados, considerados estratégicos y parte básica del desarrollo comercial, industrial y de servicios en una sociedad cuya población crece muy rápido como en Toluca.

—Nos salva vender a precios bajos los productos de la mejor calidad –se enorgullece la mercader y reclama- pero los políticos sólo vienen aquí a pedir el voto, a ver qué sacan gratis y a ver qué se llevan sin pagar.

La nula inversión en mercados municipales de Toluca con respecto a los centros comerciales se nota en estacionamientos, accesos viales, sanitarios, patios de maniobras, áreas de acopio de basura, además, ya no se diga los temas de inseguridad para los propios comerciantes y los marchantes.

En materia de comercio, las políticas municipales de los gobiernos de diferentes colores partidistas se han concentrado en el fenómeno del ambulantaje.

Así, los alcaldes de Toluca han ofrecido dos acciones más que visibles y por supuesto ineficaces e insuficientes para el desarrollo comercial y económico de Toluca.

Una, rentar parejo cada metro cuadrado del territorio a través de sus hermanas, hermanos y líderes que subarriendan el espacio urbano municipal y que les ha permitido amasar fortunas, sin ingresar un solo peso a las arcas del municipio.

Dos, dar garrotazos a los que no pagan la renta o derecho de piso; o bien, cuando el alcalde tiene animadversión por el comercio ambulante, propinar toletazos parejo a todo aquel que se ponga donde el alcalde se dé cuenta o donde haya intereses económicos privados qué cuidar.

Los mercados municipales son básicos en las cadenas de abasto y merecen un trato diferente.

Este tiempo ciudadano, es un momento especial para que los gobiernos dejen de ver a los tianguis y mercados municipales como ejemplos de congestionamiento vial, desorden, acumulación de basura, sanitarios improvisados, inseguridad e instalaciones deplorables.

Dejar de ver a los mercados como nichos donde unos cuantos pillos enmascarados se enriquecen a costillas de los comerciantes y la baja calidad de vida de los habitantes de Toluca.

Si eres comerciante y lees esto, ojalá puedas compartir todas aquellas quejas que necesitan ser oídas y llevadas a una mesa de trabajo conjunto para darles solución ya.